A 25 AÑOS DE SU MUERTE, CASI NADIE RECUERDA AL GRAN VENTRILOCUO MEXICANO «DON CARLOS».

Spread the love

Su nombre completo fue José Carlos Alejandro Sánchez Monroy y en el mundo de la farándula trascendió como «Don Carlos».

Actor, compositor, libretista y uno de los mejores ventrílocuos mexicanos, fue popularmente conocido como «Don Carlos, Neto y Titino», cuya etapa de mayor auge fue en los años 60´s y 70´s del siglo XX con sus muñecos de ventrílocuo Neto y Titino.

Nació el 9 mayo de 1926 (algunas fuentes citan 1925) en la ciudad de Nopalucan de la Granja, en el estado mexicano de Puebla. Su padre fue Guillermo Sánchez Bretón, originario de la misma ciudad y su madre fue Elvira Monroy.

Siendo muy joven se interesó por la ventriloquia por lo que se trasladó a la Ciudad de México en donde inició su labor en los Teatros de carpa o «carpas» (un tipo de teatro ambulante muy popular en México a inicios del siglo XX) alcanzando un gran éxito al lado de figuras de la ventriloquia como Tony Pares y Paco Miller.

Grabó diversos discos con canciones infantiles y situaciones cómicas protagonizando las voces de sus muñecos. A pesar de sus inicios artísticos, tuvo que trabajar como «milusos» y merolico para poder sobrevivir.

Creó juguetes como «El Ratón Pérez» y ganó un concurso de ventriloquia organizado por el «Teatro Margó», en donde en el futuro vería sus mayores triunfos ya con el nombre de «Teatro Blanquita», junto con el «Teatro Lírico» y otros muchos del interior de la república mexicana.

Tuvo un programa de televisión llamado «El Show de Carlos, Neto y Titino» en Telesistema Mexicano, antecesor de Televisa. Participó en programas televisivos de la época como «Revista Musical» patrocinado por la empresa cosmética Max Factor; «El Yate del Prado», patrocinio de una marca de cigarros; «Su programa Nescafé» patrocinado por una importante empresa de café instantáneo soluble, y «El Estudio de Pedro Vargas», y fue asiduo invitado del programa «Siempre en Domingo» de Raúl Velasco, entre otros varios, al tiempo que se presentaba en diversos centros nocturnos y teatros de revista.

Su estilo de actuación y comicidad siempre fue elegante, alejado de las groserías y el doble sentido, por lo que tuvo amplia aceptación entre todos los públicos, aunque gracias a su inteligencia y vivacidad, no dejó de captar el ingenio que caracteriza al público mexicano, sin dejar pasar los aconteceres cotidianos de su entorno, por lo que su espectáculo siempre mantenía un toque de actualidad.

Participó junto con sus muñecos en películas como «María la Voz» (1954), junto a Rosenda Monteros; «El sargento Pérez» (1973), al lado de Norma Lazareno y Julio Alemán; y «México de mis amores» (1979), documental que conmemora los 80 años del cine mexicano.

También participó prestando su voz en la película «El hombre de papel» (1963), protagonizada por Ignacio López Tarso y Luis Aguilar, y en donde su muñeco «Titino» es uno de los personajes centrales de la trama.

Hizo diversas giras a Estados Unidos haciendo que sus muñecos hablaran en inglés, con lo que obtuvo un aceptable éxito.

Fue un creador prolífico ya que escribió libretos, programas de televisión y varias canciones que fueron grabadas por artistas de renombre como Marco Antonio Muñiz, María Victoria y Angélica María.

Hizo popular la frase: «¡Esa vocecita Don Carlos, esa vocecita!», en la que su muñeco y personaje «Neto» (que personificaba a un hombre maduro) se quejaba de la voz chillona y tipluda del otro muñeco, «Titino» (personaje aniñado, vestido de marinerito), también producida por Don Carlos, y que por algún tiempo fue usada de forma popular para hacer mofa de las personas con voz aguda.

Fue miembro de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), cuya Comisión Nacional de Honor y Justicia le hizo entrega en 1987 de la medalla «Virginia Fábregas», con un anecdótico reconocimiento extensivo a sus personajes Neto y Titino. Contrajo matrimonio con Guadalupe Buentello, con quien tuvo como hijos a Elvira Laila, Ziomara y Carlos.

La viuda de Don Carlos, Guadalupe Buentello, destaco «la importancia de los muñecos en la vida de quien fuera también un elocuente conversador, sin atinar a precisar cual será el destino de Neto y Titino. Carlos Alejandro Sánchez, quien contaba con 69 anos de edad al morir, empezó muy joven en el medio artístico, cuando la pasarela que proyectaba a las estrellas se encontraba en las carpas, y fue por instancias de don Felipe +N+, apodado Chin chun chan, como se vinculo en definitiva con la farándula en 1949. Inteligente y con una gran vivacidad para captar el ingenio tan característico de los mexicanos, Carlos Monroy fue también creador de juguetes, uno de ellos El ratón Perez, y posteriormente, en un golpe de fortuna, gana un concurso de aficionados organizado por el teatro Margo. Habían quedado atrás los recuerdos de merolico y milusos que entre otras ocupaciones daban de comer, pero Carlos se refino y pronto estuvo a la altura de sus contemporáneos cómicos».

En la etapa final de su vida fue atacado por la enfermedad de Alzheimer, que mermó sus facultades locomotoras necesarias para su profesión. Falleció el 8 de noviembre de 1994 a la edad de 69 años, siendo velado en la agencia funeraria «Gayosso» de la colonia San Rafael en la Ciudad de México, y sepultado en el panteón «Mausoleos del Ángel».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *