PROGRAMAS DE TELEVISIÓN ICÓNICOS DEL SIGLO XX.

Spread the love

Era el mes de septiembre de 1964, cuando el concepto de entretenimiento de un público «moderno» a través del aparato televisor en los Estados Unidos. Las más importantes cadenas televisivas de entonces, se encontraban enfrascados en una competencia «férrea» por ganar mayor rating.

A 55 años de ese momento, vale la pena regresar en el tiempo y recordar aquellos programas que no solamente, lograron ganarse al público, sino que además fueron icónicos y marcaron un parte aguas en la historia de la industria en la «pantalla chica».

La creación de personajes singulares, situaciones peculiares y el manejo de un humorismo que le exigía a los actores, echar mano de su mayor capacidad y calidad histriónica.

En México estás series televisivas lograron crear gran simpatía, apoyados por actores profesionales de doblaje y la picardía utilizada en palabras y frases adaptadas que resultaban más identificables por el público mexicano.

El 17 de septiembre de 1964, la serie «Hechizada» (Bewitched) calificado como uno de los mejores programas de la cadena ABC, realizó 254 capítulos durante las 8 temporadas que permaneció al aíre. Los actores protagonistas Elizabeth Montgomery interpretaba a la simpática Samantha y Dick York en el papel de Darrin, el marido de Samantha. Un concepto de comedia fantástica creado por  Sol Saks

Un día después, el 18 de septiembre de ese año, La primera serie de los Addams distribuida por la Metro Goldwyng Meyers (MGM), y por ende la que los dio a conocer, fue rodada en formato blanco y negro. Contó con la supervisión del propio Charles Addams quien además nombró a la familia para la serie (debido a que ningún miembro del clan Addams tenía nombre originalmente) y agregó a Cousin Itt (Tío cosa) como un personaje original de la serie junto a David Levy. La serie contó con 65 episodios durante sus dos temporadas y finalizó en 1966. Una familia excéntrica aristocrática que por su singularidad, las situaciones en las que se veían involucrados siempre repercutía en una tercera persona, regularmente alguien que por coincidencia llegaba a su mansión.

Finalmente, la noche del 24 de septiembre; la cadena CBS presentó en horario estelar, la serie que sin duda, transformó el concepto tradicional de los programas hasta entonces producidos; con grandes actores de teatro y con trayectoria en Hollywood, una producción original y la utilización de maquillaje profesional y máscaras. Los 70 capítulos realizados durante las dos temporadas que permaneció al aíre, lograron crear un fenómeno publicitario y social sin precedentes.

Una telecomedia estadounidense que muestra la vida hogareña de una familia de monstruos benignos protagonizada por Fred Gwynne (Herman Munster), Yvonne De Carlo como su esposa vampiro, Lily MunsterAl Lewis como el abuelo, el vampiro callejero que disfruta hablando de los «buenos viejos tiempos», y Beverley Owen (luego reemplazada por Pat Priest) como su sobrina adolescente cuya belleza totalmente estadounidense la convirtió en la marginada de la familia y Butch Patrick medio vampiro y medio hombre lobo como Eddie Munster.

Hace poco más de medio siglo, fueron creados nuevos conceptos de entretenimiento, algunos de los cuales quedaron «atrapados» en el corazón del público, los personajes no solamente ganaron la simpatía y aceptación popular de los pueblos a donde fueron proyectados, sino que trascendieron en las nuevas generaciones, quienes en la actualidad pueden observar el resultado del trabajo profesional, que sin los adelantos tecnológicos modernos pero con gran calidad, permanecen en el gusto del público de todas las edades, en diferentes partes del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *