DESAFIANTES DECLARACIONES EN MEDIO ORIENTE.

Spread the love

LONDRES / JERUSALEN- Irán advirtió el miércoles que atacaría objetivos estadounidenses e israelíes si fuera atacado por Estados Unidos luego de que el asesor de seguridad del presidente Donald Trump dijo que Washington ejercería la máxima presión sobre Teherán, yendo más allá de las sanciones económicas.

Una guerra de palabras entre los Estados Unidos e Irán ha escalado desde que Trump retiró a Washington del acuerdo nuclear de las potencias mundiales con Irán en mayo, calificándolo de defectuoso y volviendo a imponer sanciones para ahogar la economía de Irán y obligarlo a re negociar o cambiar de rumbo.

La reestructuración de Estados Unidos, que eliminó una cautelosa distensión entre Irán y Estados Unidos después de décadas de hostilidad, ha provocado el desafío de Teherán a pesar de los renovados disturbios por privaciones económicas y ha enervado a otras grandes potencias donde las empresas han estado debatiendo si abandonar Irán.

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, dijo  que el regreso de las sanciones estadounidenses estaba teniendo un fuerte efecto en la economía y la opinión popular de Irán.

«No debe haber ninguna duda de que Estados Unidos quiere que esto se resuelva pacíficamente, pero estamos totalmente preparados para cualquier contingencia que Irán cree», dijo Bolton durante una visita a Israel, el enemigo de Irán en el Medio Oriente.

Las sanciones estadounidenses desempolvadas este mes apuntan a la industria automovilística iraní, el comercio de oro y otros metales preciosos, y las compras de dólares de Estados Unidos cruciales para el financiamiento internacional y las relaciones comerciales y de inversión. En noviembre, se seguirán aplicando sanciones de mayor alcance sobre el sector bancario y las exportaciones petroleras de Irán.

Las potencias europeas han luchado para asegurarse de que Irán obtenga suficientes beneficios económicos como para persuadirlo a permanecer en el acuerdo. Esto ha resultado difícil, con muchas empresas europeas interesadas en evitar sanciones financieras por parte de la administración Trump.

«Esperamos que los europeos vean, como lo están viendo las empresas en toda Europa, que la elección entre hacer negocios con Irán o hacer negocios con Estados Unidos es muy clara para ellos», dijo Bolton.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *