EN ESTADOS UNIDOS VOTAN CON EL “JESÚS” EN LA BOCA.

Spread the love

Washington.-Tras haberse computado poco más de 31 millones de votos que fueron enviados por correo en las últimas dos semanas, los norteamericanos deciden hoy, quien controlara la cámara de representantes y el senado de los estados unidos así como varias gubernaturas, en lo que parece ser hasta el momento; un revés para el partido de Trump.

Los republicanos están compitiendo por mantener el control sobre la Cámara de Representantes y el Senado, mientras los demócratas esperan un regreso de la «ola azul».

Todos los 435 escaños en la Cámara de Representantes, así como 35 de los 100 escaños en el Senado están en juego. Los gobernadores pueden cambiar en 36 estados después de la elección.

Las casillas abiertas desde las 6 la mañana, se abarrotan de hombres pero sobre todo de mujeres, que buscan abiertamente complicarle la vida a Donald Trump en una elección que se esperan rebase los 100 millones de votantes.

En la ciudad de Nueva York, muchos lugares de votación están plagados de máquinas rotas. Varios también abrieron tarde debido a confusiones con la administración de vivienda pública, informaron medios locales.

Algunos usuarios de las redes sociales están instando a otros neoyorquinos a que traigan sus propios bolígrafos, debido a la escasez informada de instrumentos de escritura en los centros de votación.

El Presidente Republicano Donald Trump, espera tener una victoria aplastante sobre la “izquierda” demócrata para evitar entre otras cosas, que le detengan sus proyectos sobre inmigración, seguros médicos, muro fronterizo, y sobre todo, un posible juicio político que lo derribe de su puesto actual.

Si bien la atención nacional se ha centrado en la difícil carrera de gobernador de la Florida, también se pedirá a los votantes del Estado del Sol que contribuyan a la Enmienda 4: una legislación que restablecerá los derechos de voto de aproximadamente 1,5 millones de delincuentes condenados en el estado.

Florida prohíbe a los delincuentes convictos votar, incluso después de que hayan salido de la cárcel y hayan completado su libertad condicional o libertad condicional.

Actualmente, los floridanos deben esperar cinco años, embarcarse en un largo proceso de solicitud y el gobernador del estado debe restaurar sus derechos personalmente. Desde que el actual Gobernador Rick Scott asumió el cargo en 2011, solo 3,000 personas han recuperado sus derechos de voto.

La enmienda tiene apoyo bipartidista, pero los demócratas, como el progresista Andrew Gillum, han sido más vocales sobre este apoyo.

Los republicanos han sido menos entusiastas, especialmente porque alrededor de un tercio de los delincuentes privados de derechos humanos de Florida son negros, un grupo demográfico que suele votar por los demócratas.

Sus votos podrían cambiar el estado de «swing» azul en los próximos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *