CEMEX PLANTA GUADALAJARA A UN PASO DE LA HUELGA.

Spread the love

CEMEX es una compañía global de materiales para la industria de la construcción que ofrece productos de alta calidad y servicios confiables a clientes y comunidades en más de 50 países. CEMEX mantiene su trayectoria de beneficiar a quienes sirve a través de soluciones innovadoras de construcción, mejoras en eficiencia y esfuerzos para promover un futuro sostenible.

Los centros de tecnología de cemento y concreto de CEMEX forman parte de la red de colaboración de investigación y desarrollo encabezada por CEMEX Research Group AG, con oficinas principales en Suiza. Durante el 2018, en el territorio nacional, participó en grandes obras, tales como: la Torre más alta de la Ciudad de México, la carretera fronteriza con los Estados Unidos, el malecón de Mazatlán, el “Foro Boca” en Veracruz y otras más (según su página oficial).

Así mismo, en ese sitio web, se jactan de haber sido reconocidos como una empresa “amigable” con el medio ambiente, y ser líder mundial, con presencia en más de 50 países. Una transnacional que se maneja en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), pero que internamente, se maneja al margen de la legalidad, principalmente engañando a plantillas completas de trabajadores; muchos de ellos que han entregado su vida productiva y su salud en reciprocidad, con la “camiseta” bien puesta, orgullosos de trabajar en Cementos Mexicanos (CEMEX).

Sin embargo, en los últimos años esta empresa ha manipulado las condiciones laborales, manejándose al margen de la legalidad, creando con esta medida, una desconfianza entre sus trabajadores; y es que la transnacional y su equipo jurídico, pretenden “deshacerse” de cientos de trabajadores en las plantas cementeras de Guadalajara, Jalisco y Barrientos en el Estado de México.

Extraoficialmente ha trascendido que representantes sindicales de los obreros pertenecientes al SINDICATO DE TRABAJADORES DE LA INDUSTRIA DEL CEMENTO, CAL, ASBESTO, YESO, ENVASES Y SUS PRODUCTOS SIMILARES Y CONEXOS DE LA R.M. han entablado reuniones con el corporativo para llegar a un acuerdo, lo cual no se ha conseguido aún.

En ambos casos, las plantas de Guadalajara y Barrientos cerrarían sus procesos, mismos que se trasladarían a otros lugares, en el caso de Jalisco, a 250 kilómetros al Sur a la planta de Zapotiltic.

La afectación que generaría este enroque pudiera no considerarse grave, de no ser porque, la calidad de los productos varían de una zona a otra, y es que a nivel nacional, el cemento producido en Guadalajara, posee la más alta calidad incluso comparándolo entre su misma marca provenientes de otros estados de la república.

Entre la incertidumbre y la especulación, ha trascendido que de no haber acuerdo entre ambas partes antes del 01 de mayo de 2019, los trabajadores sindicalizados de CEMEX planta Guadalajara, se irán a huelga, por considerar que sus garantías laborales, establecidas puntualmente en el Contrato Colectivo de Trabajo, han sido violentadas. Las versiones que circulan entre algunos grupos constructores de la localidad son; que se trata de una estrategia para liquidar a los trabajadores de la manera más económica posible y que una vez llevando a cabo su objetivo, las plantas cementeras continuaran con su ritmo normal.

Otra señala que, Cemex pretende abaratar los costos de operación y continuar automatizando sus procesos, y una vez liquidado el personal, entonces dar un paso más sólido hacia la modernidad; curiosamente ambas plantas cementeras Guadalajara y Barrientos, tienen similitudes en la capacidad instalada y medio siglo trabajando. Lo contradictorio de estas medidas empresariales contrastan con la información vertida por el corporativo de Monterrey, Nuevo León en julio de 2018, cuando a través de un comunicado hizo público su condición financiera: “MONTERREY, MÉXICO. 26 DE JULIO DE 2018.– CEMEX, S.A.B. de C.V. (“CEMEX”) (BMV: CEMEXCPO) informó hoy que, en términos comparables para las operaciones existentes y ajustando por fluctuaciones cambiarias, las ventas netas consolidadas aumentaron en 7% durante el segundo trimestre de 2018 a 3,805 millones de dólares respecto al periodo comparable de 2017. El flujo de operación en términos comparables aumentó en 4% durante el segundo trimestre de 2018, a 714 millones de dólares, frente al periodo comparable de 2017.”

De continuar las cosas como hasta ahora, no se descarta que una huelga más en contra de la transnacional CEMEX se sume a la larga lista, tal y como ha sucedido en otros países de Europa y Sudamérica, donde transportistas y personal obrero han evidenciado los abusos que esta empresa líder mundial, realiza contra quienes no son sus accionistas, solamente un número de nómina más dentro de su estructura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *