CON VALENTÍA HAY QUE ENFRENTARSE A LA VIDA Y NO CON LIKES: CARDENAL JOSÉ FRANCISCO ROBLES ORTEGA

Spread the love

San José Sánchez del Río es un ejemplo de valentía para los jóvenes adolescentes, que actualmente no han descubierto para qué están en esta vida y se sienten solos y los invitó no sólo a asombrarse de la vida de este santo, sino a moverse y hacerlo vida, conminó a la juventud actual, el Cardenal José Francisco Robles Ortega en mensaje de entronización de la escultura de “Joselito, el Niño Mártir”, en el Santuario de los Mártires Mexicanos en Tlaquepaque, Jalisco.

La escultura se convirtió en la primera, posterior al de la Virgen de Guadalupe y de Jesucristo crucificado, para ser entronizada en el Santuario de los Mártires Mexicanos, donde se encuentra las reliquias de primer grado de los mexicanos mártires en la Guerra Cristera.

“Jóvenes, miren el testimonio y ejemplo de San José Sánchez del Río, vean su biografía, medítenla, compártanla y vean que no obstante la escases de los años, de la experiencia, se puede encontrar el pleno y total sentido de la vida, la vida tiene un sentido”, señaló el prelado durante la ceremonia religiosa de entronización.

Y es que, explicó actualmente hay muchos jovencitos y jovencitas que no hayan qué hacer con su vida, “no saben para que están en este mundo”, o no han descubierto a que vinieron a este mundo y viven en “un vacío existencial” y tratan de llenarlo con cosas que aparentemente los llenan “pero lo único que les producen es un más profundo vacío”.

“Y se sienten más solos, se sienten menos ubicados en este mundo, por eso vale la pena queridos hermanos jóvenes, que miren el testimonio de un joven, nacido en el seno de una familia cristiana común y corriente, pero que tuvo el valor de descubrir a Cristo y de serle fiel”, señaló en la homilía el cardenal de Guadalajara, ante la presencia de más de 750 personas.

La escultura de bronce de 1.70 metros, con un peso aproximado de 130 kilos es obra del escultor mexicano Carlos Espino, quien hace dos años perdió la vida, “refleja muy bien el sufrimiento de Joselito”, ya que es el momento que va a su muerte, “pero que es lo que le hace seguir caminando y seguir sufriendo: la fe viva en la vida eterna, por eso su expresión, ‘nunca fue tan fácil ganarse el cielo’, explicó el sacerdote Gerardo Aviña Ortiz, rector del Santuario de los Mártires Mexicanos.

En tanto David Moisés Márquez González, presidente nacional de la Red San José Sánchez del Río, aseguró que hoy “nos reunimos con el entusiasmo y la ilusión de tomar su vida como ejemplo y poderlo imitar. El fuego encendido que Joselito tenía en su corazón hoy debe de arder también en el nuestro, buscando que sea Cristo el que reine en el mundo entero”.

Informó que este es la culminación del trabajo de varias asociaciones que han considerado que la atención a los adolescentes es la prioridad para la Iglesia, y por ende para los movimientos eclesiales, para las instituciones educativas y para todas las obras en torno a la familia.

“Peregrinamos desde el 24 de septiembre en 5 estados de la República, en más de 20 ciudades y municipios, y muchas más parroquias para culminar hoy aquí, nos encontramos con muchas dificultades, pero también con mucho apoyo de las personas, de laicos comprometidos, sacerdotes y obispos entusiasmados que nos brindaron la mano en los momentos de angustia y de hambre”.

Aseguró que lograron, en su recorrido ver una iglesia unida y fraterna, “que nos hace sentirnos orgullosos de ser un pueblo mestizo y guadalupano, cuya identidad tiene sus cimientos en las raíces cristianas. Vimos a ese México siempre fiel, a sus valores, a la iglesia, al Papa”, resaltó en su mensaje.

“Si queremos seguir el sentido de fondo de los pasos ensangrentados de San José Sánchez del Río, y luchar por el derecho humano de libertad religiosa. Necesitamos guías verdaderos que cuyo ejemplo los mueva. Necesitamos ese Anacleto González Flores que inspiro a Joselito a ser un ferviente guerrero de Cristo en nuestras vidas”, subrayó.

Puntualizó que precisamente hoy 16 de octubre, que se cumplen 5 años de la canonización de Joselito, “un santo que supo decirle si a Cristo en cada paso”, es el mejor momento para aprovechar para salir al encuentro del hermano, al encuentro de Jesús eucaristía, “dejemos de lado la comodidad de la casa; la santidad no llegará fácil ni pronto, pero llegará cuando nos venzamos a nosotros mismos y no llega sola, llega con el apoyo y el empuje del amigo y del hermano”.

Márquez González subrayo que San José Sánchez del Río “busco la santidad con hechos y no a través de un like, o un me encanta, no contando las vistas y compartidas en las redes sociales. Pero si con sus acciones. Con las acciones que los jóvenes y adolescentes hagamos para transformar nuestro mundo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *