DAÑAN PALACIO DE GOBIERNO EN JALISCO, LO CONVIERTEN «ROMPECABEZAS».

Spread the love

Así inicia el 2020 para el ya de por sí deteriorado patrimonio arquitectónico de Guadalajara, que en medio siglo ha visto desaparecer verdaderas joyas, edificios cuya belleza era de admirarse y enorgullecía a propios y extraños en la perla tapatía.

Con el afán de «resaltar» la belleza arquitectónica de un monumento histórico, colocándole iluminación en dos de sus cuatro lados, propició graves daños en la cantera dorada, característica de esta zona de Jalisco, y que cubre las cuatro caras del Palacio de Gobierno del estado de Jalisco.

Los pseudo alarifes encargados de esa actividad, ranuraron las paredes sin mayor «empacho» que el de resaltar la belleza del inmueble. Lamentablemente, para la autoridad en la materia de conservación, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en la entidad, los daños generados son subsanables.

Hasta el momento, el titular del ejecutivo estatal ha guardado silencio, minimizando la afectación que a simple vista se puede observar; y que para los turistas, esas ranuras asemejan más a grietas ocasionadas por algún deterioro o afectación por el paso del tiempo, secuela de algún movimiento telúrico, desconociendo que fueron hechas recientemente por la mano del hombre.

Por la calle Morelos, el cableado incrustado entre las líneas que separan la unión de las lajas de cantera, se pueden apreciar con separación de más de una pulgada y con profundidad mayor al grosor de las lajas, percibiéndose afectación en el interior del muro que es de abobe.

En la fachada principal, los daños son mayores, de arriba a abajo, entre los torreones y junto a varias de las ventanas.

Las políticas de conservación patrimonial vigente en Jalisco, prohíbe la alteración de inmuebles con valor histórico (como es el caso) y eso incluye, taladrar, clavar, poner, quitar, pintar, rayar, golpear, etc.

Ya en administraciones anteriores se intentó iluminar los principales edificios históricos de la capital tapatía, sin embargo, esto no fue aprobado debido a la escasez de materiales, como las mezclas originales conque fueron acomodados los bloques, la cantera dorada, cuyos bancos de extracción ya no existen, el adobe mismo; pero esto no impidió que alguien ignorante de esta normativa o respaldándose en su autoridad e iniciativa, autorizó a un grupo de albañiles que a «criterio» aplicaron «grillo» en el edificio histórico, dañándolo inconscientemente.

Para Martha Leticia Ulloa Hernández, arquitecto perito del INAH Jalisco, los trabajos realizados en el palacio de gobierno corresponden a una modernización de tecnología que resalte la iluminación ornamental del inmueble.

«Fue lo más limpio, hacerlo entre las líneas de dilatación entre la cantera, porque de otra manera hubiéramos tenido que dejar tubos visibles y se dejaría al alcance del vandalismo; no se podía dejar así» dijo justificando su aprobación.

Según la perito, el proyecto ya se había contemplado en 2016, mismo que sustituiría al existente por uno más moderno a base de leds. Luego de observar imágenes donde se observa la separación entre las canteras, admitió que había exceso, «Claro, hubo alguna áreas en donde se dañó poquito la cantera, pero se van a resanar y restituir, si observamos las líneas de ranuración vemos que solamente se limpió el mortero de las juntas».

Resulta incongruente que en el peritaje y evaluación de los inmuebles con valor histórico en Guadalajara, el personal del INAH aplique criterios muy diferentes, para colocar un clavo en muros, pintar fachadas e incluso remozar enjarres con otros materiales que no sean los originales, que cablear utilizando equipo como esmeriles, grillos y otros usados en este trabajo de «apariencia».

El 30 de septiembre del 2019 fue presentada la solicitud de modernización en la iluminación de la fachada del Palacio de Gobierno en la actual administración, con lo que se complementó el proyecto iniciado en el 2016 que solamente intervino luces en piso exterior.

La decisión de aprobar o rechazar un proyecto de esta naturaleza, recae en un consejo conformado por cinco especialistas en la materia, y a diferencia de otros donde la mayoría gana, basta con que dos den su votación aprobatoria y se justifican dichas acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *