EL «BARRIL DE ORO» QUE LOS MEXICANOS NO VEN.

Spread the love

La desinformación que se ha manejado en torno al área forestal en México ha repercutido en la cadena productiva que se desarrolla y que en nuestro país se ha desaprovechado, para el titular del centro articulador de este sector en la entidad, el Presidente del clúster forestal de Jalisco, Oscar Ramírez Figueroa, «la cadena inicia con la producción de viveros, hay alrededor de cuatro mil silvicultores, la cámara foresta con sus aserraderos, cámara maderera y sus centros de distribución, fabricantes de muebles, productores de bambú y prestadores de servicios, ingenieros y profesionistas forestales, es un sector muy importante pero poco conocido» señaló durante una entrevista en el programa PIENSA VERDE por Internet.

En Jalisco la industria del mueble es muy eficiente, realizada por tableros de MDF (Fibra de Mediana Densidad), cada vez mayormente utilizada en el sector, a fin de eliminar al máximo las importaciones. Hace 5 años, el 95 por ciento de esta aglomerado (madera prensada) era importado, lo que repercutía en el costo final de los productos ya que giraban en torno al comportamiento del dólar.

A cuatro años de su configuración, el cluster ha obtenido reconocimiento de CONAFOR, por el rol que este organismo ha  desempeñado para darle mayor valor agregado al bosque; y es que mientras un metro cúbico de madera (Tablas) se cotiza en el mercado nacional en aproximadamente 200 dólares, mientras que existen más de seis mil productos hechos con partículas maderables prensadas que cuesta cada metro cúbico, por ejemplo de triplay 400 dólares o de molduras 700 dólares.

Es de resaltar que en nuestro país el 87 por ciento de los árboles maderables (coníferas) utilizados, terminan siendo «tablas», y los subproductos que se debieran obtener de los árboles, se desaprovechan en un elevado porcentaje.

A diferencia de los países europeos, en México no se tiene una visión sustentable y productiva, lo que ha frenado el crecimiento de los sectores intermedios de esta cadena productiva; «Todos los subproductos de la madera nos son aprovechados hoy en día en México, solamente un porcentaje muy pequeño, en cambio vemos en Europa que la mayor parte de la energía, es generada por los residuos de maderas, principalmente con astillas o pelets combinadas con nuevas tecnologías, obtienen calor, vapor, aire caliente, energía eléctrica, aprovechando esta biomasa y desarrollando lo que califican como bioeconomía ya que con el aprovechamiento de esta biomasa, en Europa ahorran más del 53 por ciento del costo» comparó Ramírez Figueroa.

Los europeos han aprendido y comprobado que al utilizar los subproductos del bosque para un mayor aprovechamiento en diversos usos, también generan menos dióxido de carbono, debido a que sustituyendo el uso de combustibles de origen fósil como el petróleo por biomasa del bosque, se genera un fenómeno denominado transferencia 0 (cero) «Al utilizar los subproductos del bosque con la ayuda de nuevas tecnologías, esta especie de estufa desprende Dióxido de Carbono, pero en mucho menor cantidad, lo cual beneficia a los bosques (sus árboles capturan el carbono y regresan oxigeno), genera calor con mejor eficiencia, lo que es aprovechada desde hace muchos años» explicó el empresario.

En México el área de oportunidad para desarrollar este sector es elevado, a decir del presidente del cluster forestal, en el mundo existen por lo menos 20 países que dependen de esta actividad productiva, siendo la primera o segunda productiva o económica; «si comparamos a un país como Finlandia con similitudes territoriales un poco más grande y con casi la misma cantidad de habitantes que Jalisco, ellos producen 60 millones de metros cúbicos al año, en el país sudamericano Chile, que cuenta con un territorio no mayor al estado de Durango, ellos producen 55 millones de metros cúbicos, si hablamos de estados Unidos, ellos han desarrollado más de seis mil productos derivados de la madera y consumen más de mil millones de metros cúbicos anuales. Todos estos países, hoy en día, tienen más árboles que hace 100 años; mientras que en México no se producen más de 12 millones de metros cúbicos por año, no tenemos una cultura forestal y eso no lo entendemos, queremos mayor beneficio en nuestra economía, el campesino quema y cambia la vocación del bosque creyendo que con ello va a obtener mejor economía, cuando un bosque bien manejado, el sector forestal da mejores beneficios económicos, mucho más que cualquier otra actividad» lamentó.

Debido a esta falta de visión, en México no se ha logrado entender que «si le damos ese valor agregado al aprovechamiento de los bosques, transformando y produciendo concientemente, cuidando y utilizando los recursos, no solamente estaríamos logrando una mejor autosuficiencia en el sector, también combatiríamos rezagos que nos afectan, recordemos que en el campo jalisciense existen 12 millones de personas en las zonas rurales en situación de pobreza, es decir, estamos sentados sobre un barril de oro y no le sacamos ni un centavo, es nuestra responsabilidad articularnos para generar esa riqueza que puede dar el bosque, en México importamos cada año siete mil millones de  dólares de maderables y subproductos, cuando otros países no tienen la condiciones climáticas y son autosuficientes, incluso llegan a generar exportaciones del 80 por ciento de su producción y el otro 20 por ciento los convierte en autosuficiente en esta materia» concluyó el presidente del clúster.

La sustentabilidad y el manejo adecuado, es fundamental para modificar el aprovechamiento de esta biomasa, con lo que no solamente se generarían más oportunidades de trabajo, sino que también se evitarían los incendios forestales, clarear las zonas boscosas, capacitación, llevar la cultura y aplicar la ley y evitar modificar la vocación de espacios ni apostarle a los monocultivos que en lugar de beneficiar al medio ambiente o generar recursos como el agua, únicamente consumen los recursos, como el agua que se requiere para otros usos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *