EL PEOR SISTEMA DE TRANSPORTE PÚBLICO DE LA HISTORIA EN JALISCO.

Spread the love

La estrategia implementada de manera sistemática por el Gobierno de Jalisco, como parte de su plan de reestructuración “Mi Transporte”, que no solamente ha repercutido directamente en los usuarios en un desembolso económico que lacera la economía familiar.

Con el incremento gradual en el costo del pasaje por rutas, presuntamente “certificadas” y por consecuencia, autorizadas para aplicar el cobro de la nueva tarifa; aunque esa simulación es solamente una más de tantas que han creado para destruir el esfuerzo y el patrimonio de los propios transportistas.

Aquellos que en otras épocas, no solamente se convirtieron en los emprendedores, cuya actividad dentro del servicio público, obedecía a la necesidad de una Guadalajara creciente; generadora de empleo y una dinámica economía pujante; son los otros afectados por “Mi Transporte” que ya no será de ellos, sino “Mi Transporte” el de Alfaro.

Las unidades utilizadas por estos hombres, dieron origen a agrupaciones que instituyeron las bases de lo que hoy es la Alianza de Camioneros; Analco Moderna, Oblatos Colonias, Centro Colonias, entre otros y que, fueron después el patrimonio de muchas familias, quienes continuaron realizando esa actividad dejándola en manos de sus descendientes.

Así venía sucediendo tradicionalmente, hasta que la voracidad de las nuevas generaciones de oportunistas disfrazados de políticos-empresarios, han encontrado la manera “ideal” para despojar a los usuarios, transportistas y agrupaciones de este sector fundamental para la movilidad en esta gran urbe, de la mayor cantidad de recursos.

Con el pretexto de la urgente implementación de una reestructuración en el servicio para lograr una mejor movilidad en el área metropolitana de Guadalajara, los pseudos funcionarios han desencadenado una despiadada estrategia; la misma fallida que ya se había implementado décadas atrás con el proyecto “ortogonal”, que se convirtió en un rotundo fracaso.

Sin retirar “el dedo del renglón”, administraciones de gobierno ha continuado aplicando gradualmente lo continuación de este antiguo proyecto, priistas, panistas y ahora emecistas, han aprovechado el discurso de mejora en el servicio para ocultar su verdadera intención, la que ya perciben los afectados; transportarse actualmente en este modelo de servicio público, resulta más costoso, menos eficiente, más incomodo, menos confiable, menores distancias, más trasbordos con cargo al usuario.

Por su parte, los transportistas se verán forzados a entregar la liquidez obtenida a través del sistema de prepago, concentrado en las alcancías “ladronas” que no regresan cambio de monedas de mayor denominación; permitiéndole al gobierno “jinetear” el dinero y reservarse el derecho sobre la cobertura de los montos correspondientes a los prestadores del servicio, con tiempos diferidos de más de 30 días.

Situación que sus propios representantes y otros oportunistas incrustados en las agrupaciones de transportistas, otros en la comisión legislativa de Movilidad y Transporte del Congreso de Jalisco han aplaudido.

Finalmente, mientras que todos los sectores involucrados; el social, el empresarial, el oficial y el gubernamental, fingen estar convencidos en el proyecto “Mi Transporte”, continúan pintándose unidades arcaicas y obsoletas con la imagen de este programa (verde con amarillo), intercambiando unidades con alcancías de prepago a las rutas donde les importa cobrar la nueva tarifa, poniendo y quitando rutas y derroteros, para obligar a las personas que requieren el servicio a aceptar las condiciones que le ofrecen, con la calidad “certificada” y justificada de “Mi Transporte”.

Para muestra lo que, a partir del próximo viernes 16 de agosto del 2019, una de las ultimas rutas que cruzan aún la ciudad, como desde hace más de 30 años, la 258 Santa Ana Tepetitlán- Santa Cecilia, cambiará su forma de pago, será a través de alcancía “ladrona” no dará cambio al usuario, y aunque continuará momentáneamente cobrando 7 pesos, la implementación de esta tecnología es el preámbulo del peor sistema (encarecido y disfuncional) en la historia del transporte público de Jalisco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *