EN EL ENTORNO MARINO EXISTEN ORGANISMOS MÁS PELIGROSOS QUE EL SARGAZO.

Spread the love

A diferencia del fenómeno que viven las costas del sureste de México, de Yucatán, Campeche, Tabasco y Quintana Roo; esta última entidad federativa, es mayormente afectada por la presencia de una macro alga marina conocida como Sargazo, así lo refirió el profesor biólogo marino Ildelfonso Enciso Padilla durante la entrevista realizada en el programa PIENSA VERDE.

En últimas fechas, la cantidad de sargazo que el mar deja en las playas de Quintana Roo ha llamado la atención de los sectores hoteleros y prestadores de servicios, por el impacto visual que las miles de toneladas de esta macro alga permanecen sobre las playas de esta zona turística.

Para el profesor investigador de la Universidad de Guadalajara, biólogo marino Ildelfonso Enciso Padilla, la presencia de esta macro alga no debería de “satanizarse”, ya que los organismos marinos forman un importante eslabón en la gran cadena alimenticia.

El biólogo, señala que en el particular de Quintana Roo, se ha desinformado en torno a las causas reales que han propiciado que grandes cantidades de Sargazo, “En esta época es cuando crece, se reproduce con base en los sustratos y tiene la propiedad de flotar entre las olas del mar”.

“El fenómeno de las arribazones de las grandes cantidades de sargazo en Cancún tiene que ver con el cambio climático, esto ha propiciado que el rompimiento de las corrientes oceánicas arrastren cantidades alarmantes de sargazo, no solamente en la parte sur del país, también se está dando este fenómeno en las islas del Caribe y en la parte norte de Brasil”, a decir del investigador.

Agregó el biólogo que en sí, el sargazo no representa ninguna amenaza para el entorno marino o para el mismo ser humano, “El problema es la biomasa, la gran cantidad que cubren las playas, y visualmente da un aspecto negativo, cuando hay toneladas en las playas cuando se descompone, durante la descomposición desprende una pigmentación color café, emitiendo un olor fuerte, algo desagradable”.

Más allá de la negatividad con que se ha manejado la presencia de esta alga en las playas del sureste de México, el papel que tiene dentro de la diversidad, es más importante, no solamente por la generación de oxígeno sino también, por formar parte de la alimentación de muchas especies, al igual de ser el ente ideal para que muchas otras especies, principalmente moluscos, coloquen sus huevecillos entre las hojas de la alga marina.

A diferencia de esta condición, apremiante para los sectores de los servicios turísticos de la península de Yucatán, en las costas del Pacífico, la presencia de esta alga no representa problema alguno, aseguró el profesor universitario.

No así otros fenómenos que son más frecuentes, como la presencia de algunas especies de medusas, erizos, caracoles, peces e incluso, hasta algunos corales muy llamativos, los cuales por su colorido, su aspecto aparentemente indefenso, pasan desapercibidos para propios y extraños quienes ignoran los niveles de toxicidad que poseen y que pone en riesgo la salud de las personas.

“En el occidente de México, en las costas de Jalisco, tenemos documentadas 264 especies de algas marinas, particularmente la zona de Bahía de Banderas es favorecida con una amplia biodiversidad de macro algas, que no son perjudiciales para el hombre” dijo el investigador.

“Las medusas a diferencia del sargazo si son una amenaza para el hombre, ya que al ser pocas veces percibidas, rozan a las personas y por el efecto urticante, sus toxinas pueden afectar la salud de los seres humanos, existe una muy especial llamada fragata portuguesa, que posee una coloración azul muy intensa, que es altamente peligrosa”.

Explica el biólogo Enciso Padilla que a pesar de ser las medusas unos animales marinos catalogados como oceánicas (que se encuentran mar adentro hasta 15 o más millas) muchas veces son arrastradas por las corrientes marinas hasta la proximidad de las playas.

Entre las especies que representan un riesgo latente para los bañistas, pescadores y personas curiosas que ignoran el peligro que les asecha; entre otros, los caracoles cono que poseen un aguijón por donde inyectan sus toxinas altamente peligrosas, el pez piedra, que se confunde fácilmente con rocas, arena y otros sitios poco profundos poseedor de agujas cubiertas de de toxinas, las púas de los erizos que son altamente dolorosas al incrustarse en la piel; particular atención debe tenerse cuando camine sobre la arena o se tiendan a tomar el sol, ya que las medusas por su naturaleza se confunden o son imperceptibles y aunque yacen muertas, la mayoría de las veces, sus toxinas continúan activadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *