GOBIERNOS RENUENTES EN ACEPTAR UN TRATAMIENTO MUY BARATO Y EFICAZ CONTRA EL CORONAVIRUS.

Spread the love

Horas previas a que en la capital de Jalisco se hiciera público el mensaje del gobernador, Enrique Alfaro, amagando una vez más, con apretar el llamado “Botón de Pánico” y con ello justificar acciones fallidas en los protocolos sanitarios en el manejo del Coronavirus.

A las puertas del palacio de gobierno, representantes de diversas agrupaciones civiles, convencidas de los beneficios que el Dióxido de Cloro ha dejado en pacientes que ya diagnosticados positivo al Covid-19, consumieron la sustancia química, en sus diferentes formulaciones, encontrando que en pocos días de llevar un tratamiento, su sistema inmunológico aumentó sus defensas, superando al padecimiento.

“Es un tratamiento muy eficaz y económico que está ayudando a quienes lo consumen, recuperar su salud; sin embargo, pareciera que estos resultados no les interesa a los gobiernos que prefieren mantener en zozobra a sus gobernados, defendiendo la voracidad de las grandes empresas transnacionales que ya disfrutan las millonarias ganancias que pretenden obtener desarrollando vacunas (aún experimentales) con las que se inoculará a la humanidad y por consecuencia, los mantendrán enfermos y con ello garantizar su negocio”, dijo Miguel Ángel Pérez Maldonado Mendoza, durante la manifestación realizada en Guadalajara.

Agregó que, en las cúpulas del poder, existe conocimiento amplio de estos beneficios obtenidos al utilizar el Dióxido de Cloro, incluso aseguró que muchos políticos conocidos deben consumirlo ya, de otra manera, cómo explicarse que aparecen públicamente en sus eventos, sin usar el cubrebocas y no enfermar de Covid-19.

“Es un tratamiento con este Dióxido de Cloro para toda la población le representaría al gobierno una inversión irrisoria, no irá más allá de un millón de pesos, para tratar a los más de 120 millones de mexicanos, una cifra ridícula en comparación de los miles de millones de dólares que representa la industria farmacéutica internacional” externó el defensor de este movimiento social.

Otros colectivos como la Tribuna de Vigilancia Ciudadana y la Coalición Mundial Salud y Vida  (COMUSAV) compartieron testimonios de las experiencias vividas por pacientes que comprobaron la eficacia del Dióxido de Cloro en el tratamiento de diversas enfermedades diagnosticadas, incluso, como degenerativas o fatales.

“Si ellos dudan, allá ellos… si quieren no nos crean a nosotros, pero autoricen hacer estudios en los laboratorios y que se den a conocer científicamente los beneficios que esto tiene en organismos enfermos, que se deje de mentir y de ocultar la realidad, que se deje de desinformar y satanizar algo que es una opción positiva en el combate del coronavirus, que detengan su voracidad a las jugosas ganancias  económicas a cambio de la vida y la salud de millones de seres humanos”, clamaron.

Alertaron acerca de lo que viene a finales de este año, que a decir de los activistas, mientras que en países como Argentina, ya experimentan con sus habitantes y el gobierno de ese país obligó la vacunación, existe la renuencia social, luego de que un voluntario brasileño pereciera, presuntamente a consecuencia de la inoculación.

“En México, el gobierno ya planea la estrategia para iniciar a inocular el virus, utilizaran a los niños y niñas como ratones de laboratorio en la primera fase, sin medir las consecuencias de las afectaciones reales, ni de los daños en las generaciones siguientes, se trata más de un principio sionista que de la preocupación por mejorar la salud y una mejor calidad de vida en los mexicanos. Hacemos un llamado a las personas en general, madres y padres de familia, abran los ojos, dejemos de ser borregos, nos van a enfermar porque ya somos muchos en el planeta y es el orden mundial quienes, al sentirse más que Dioses, toman en sus manos los destinos de la humanidad”, concluyeron.

El movimiento pro defensa del Dióxido de Cloro se realizó simultáneamente en 10 ciudades del país, además de Guadalajara; CDMX, y en los Estado de México, Puebla, Quintana Roo, Nuevo León, Tamaulipas, Baja California, Colima y Veracruz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *