LAS RUTAS 320 Y 320-A DEL SUBROGADO EN GUADALAJARA LEJOS DE DAR UN SERVICIO DIGNO A LOS USUARIOS.

Spread the love

Vecinos de diferentes colonias de la zona metropolitana de Guadalajara por donde, desde hace unos meses, las autoridades estatales modificaron el derrotero de la que por muchos años fuera una ruta de utilidad en el recorrido del oriente de la capital jalisciense hacia la zona centro, a manera de circuito, con una frecuencia ininterrumpida de 5 minutos en promedio entre cada unidad.

Ampliamente utilizada por estudiantes, obreros, amas de casa de colonias como San Miguel de Huentitán, Huentitán el Alto, Margarita Maza de Juárez, San Onofre, Santa María, Postes Cuates y otras populares que a diario se desplazaban utilizando la antigua ruta 320.

Boletos ilegibles con mala calidad de impresión para evitar las quejas de los usuarios.

Situación que a decir de muchos usuarios, cambió radicalmente luego de la ambiciosa reestructuración certificada del transporte público; y empezó el “calvario” para los usuarios, a la par de la existente, los transportistas implementaron una ramificación (320-A) que inició extendiendo el servicio desde el punto tradicional usado de base (Selva Mágica) rumbo al poniente de Zapopan, hasta el punto conocido como el Trompo Mágico, lugar donde cambió la base.

Posteriormente, señalan los afectados; el servicio se hizo mucho más tedioso, esperando para abordar una unidad de la naciente ruta 320-A hasta 40 minutos; sin embargo, esa reestructuración oficial eliminó el servicio para algunas colonias como Huentitán y San Onofre, a donde ya no entran estas rutas subrogadas.

Esta medida gubernamental, no solamente repercutió de manera directa en la economía del usuario al buscar llegar a sus destinos, utilizando otros medios para lograrlo, los exponen a la inseguridad, debido que son zonas riesgosas para caminarlas a pie.

Lo anteriormente expuesto parece no importarle a la autoridad y mucho menos a los transportistas quienes han dejado en el criterio de los operadores la decisión de otorgar o no el servicio, de aceptar o no los mecanismos de pago, de dar por terminado el recorrido en el lugar que a ellos se les antoje; bastando con anunciar al pasaje que no llegará a su base en Trompo Mágico.

 

Los usuarios inconformes, hacen un llamado urgente a la autoridad correspondiente para que les obligue cumplir con su derrotero, ya que curiosamente es hasta el cruce de la Calzada Independencia Norte y Anillo Periférico, donde dan por concluido su recorrido (principalmente después de las 20:00 horas), y las personas cuyos destinos se encuentran a kilómetros de ese punto, se ven obligadas a arriesgarse ya que, sin una explicación lógica o contundente, los operadores de estas rutas, argumentan que la unidad va fallando, que no les es costeable por los 7 pesos que actualmente cobran, que se exponen a ser asaltados y recientemente la escasez de combustible, son sus justificaciones.

Aunado a otra larga fila de señalamientos que deja a los usuarios inconformes en total estado de indefensión; entre estos puntos se encuentra la actitud de los conductores quienes no solamente se reservan el derecho de disponer del tiempo de las personas, dejándolos en espera de que otras unidades se detengan a levantarlos, rechazando los cupones de las personas de la tercera edad y estudiantes, desatendiendo su actividad al mantenerse en comunicación vía celulares con otros de sus compañeros, incluso adoptando un  comportamiento autoritario en el  trato del pasaje, un ejemplo lo comparte un afectado.

“Resulta que los choferes creen que nos hacen el favor de darnos el «mal» servicio. Después de esperar en la parada oficial de Juárez y Donato Guerra (en la telefónica) la semana pasada, y ver que tres unidades de la ruta 320-A no se pararon allí, caminé hacia Morelos donde está otra parada, pero al llegar a la esquina de Pedro Moreno vi que se acercaba una unidad y le pedí la parada. Se detuvo y me subí, al pagarle y esperar mi cambio, el tipo quiso regañarme porque lo detuve obligándolo a darme el servicio arriesgándose a que si lo veía tránsito…lo multara. De mal en peor con estos señores. (Unidad 1888) Lo curioso, nada más conmigo se portó así, ya que todo el camino se detuvo para subir o bajar pasaje en donde lo solicitaba la gente sin importar si era o no parada oficial”, explicó el usuario de la tercera edad, a quien solamente llamaremos Don Everardo.

Por su parte, otra afectada quien dijo llamarse María compartió su experiencia en torno a las que denomina simulaciones sistemáticas de los camioneros, “tuve una mala experiencia con el servicio de esta ruta, fue hace unos días, regresaba del mercado Corona hacia mi domicilio en Altagracia; eran pasadas las 8:15 de la noche y de repente al llegar a un lugar que se llama terraza Oblatos a las personas que iban a subir al camión, el chofer les advertía que nada más llegaría hasta la calzada, Lo que nunca imaginé fue que ya no quiso darme el servicio hasta donde iba, ya que a mi nunca me indicó que iba a cortar la ruta allí, en despoblado. Todavía altanero el chofer me dijo tiene derecho a quejarse allí está un numero de teléfono y llamé al 3111258567 pero no atendieron mi queja”. 

En el mismo sentido, otras personas coincidieron en señalar que el mencionado número es de un whatsapp que pide datos de la unidad, tales como el numero de la unidad, la hora del incidente, la ruta y cruces de las calles, entre otros; lamentablemente los boletos que emiten sus aparatos son ilegibles por lo que no sirve de nada, solamente para simular que alguien los puede reprender o corregir.

Para este sector de la sociedad tapatía, resulta alarmante que ninguna autoridad garantice que se otorgue un buen servicio, y es que desde la llamada certificación, los supuestos cambios para mejorar el transporte público en la zona metropolitana de Guadalajara y otras poblaciones de Jalisco, las dependencias involucradas han permitido que se simule la circulación de unidades “nuevas”, las cuales solamente fueron pintadas de otro color, los conductores tengan un uniforme para trabajar, pero no educación en el trato de los pasajeros; sin embargo, insisten que debe costar más el servicio que otorgan sin la comprobación de las autoridades, que en verdad cumplan con lo que se les condicionó.       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *