MÉXICO NO APRENDIÓ DEL 2009 CON LA INFLUENZA.

Spread the love

Las medidas impuestas por el gobierno federal para combatir el Coronavirus en el país, suspendiendo clases, conminando al aislamiento de los habitantes en sus hogares y omitiendo su propia responsabilidad al haber permitido el desembarque de turistas con un caso detectado en la península de Yucatán, demostrando su incapacidad para colocar instrumentos detectores en los aeropuertos, permitiendo el ingreso a territorio nacional de personas procedentes de países afectados sin la aplicación correspondiente de una cuarentena, entre otras graves omisiones.

La psicosis social ha propiciado entre los mexicanos, compras de pánico, medidas sanitarias extremas, contra información y paranoia en dependencias públicas, donde con el pretexto de preocupación, cancelaron actividades previamente previstas.

Es el caso particular, el de establecer un mes sin clases en los centros educativos, treinta días incluyendo las dos semanas de vacaciones de Semana Santa y Pascua; deslindándose al personal administrativo de las dependencias gubernamentales y delegando la responsabilidad a los profesores, de dar continuidad al programa educativo de manera virtual.

Por lo anterior, en el sector magisterial jalisciense ha externado cierta inconformidad, debido a que los planes educativos y los programas deben empatarse, aunque existen otras limitaciones, por ejemplo, que en muchas familias no se interesan en formar grupos escolares y mucho menos cuentan con el tiempo para conectarse en línea y tener clases a distancia.

“Cuando señalan que toda la responsabilidad educativa recaerá en los mentores, tutores y padres de familia, eso es totalmente falso; porque la educación del sistema público de este país, no tiene la capacidad para que haya una relación entre maestros y alumnos a través de algún mecanismo, llámese plataforma, whatsapp, correos electrónicos, no existen, por lo tanto, todo mundo se va ir de vacaciones durante dos semanas, quizá algunas escuelas tengan canales de comunicación le hagan llegar a sus alumnos algunas tareas o actividad, fuera de eso se acabó el ciclo escolar durante las próximas cuatro semanas”.

Trascendió que para lograr esta medida, hubo acuerdos en la Secretaría Federal con cada uno de los representantes estatales, “Está de por medio, jugándose el tema político, por un lado el gobierno federal citó el sábado pasado a todos los secretarios de educación de los 32 estados y llegó a acuerdos diciéndoles que, esta semana iban asistir a clases más o menos en una situación regular, los estudiantes, y las siguientes dos semanas se iban de vacaciones. Pero en Jalisco lo que se diga a nivel federal, aquí se desestima. La decisión de mandar a los alumnos desde esta semana a sus casas al parecer es correcta, lo que no es correcto es la medida política, pues por allí se llevan entre las `patas` a mucha gente”.

Si se revisa puntualmente lo acontecido en el año 2009 con la influenza H1N1, entenderemos que se trató del primer ejercicio para que un gobierno aprendiera hacer lo que debe hacer y lo hiciera para evitar ese tipo de cosas a nivel grupal, lo cual se llevó a cabo unas semanas nada más, después de la Semana Santa de ese año, se suspendieron las clases y regresaron para reponer esa semana y después las medidas precautorias, la revisión de los estudiantes al ingreso a las escuelas, si portaban alguna enfermedad respiratoria eran regresados a sus casas, había muchos lugares acondicionados para que las personas se lavaran las manos y dosificadores de gel antibacterial; eso duró únicamente dos o tres semanas, porque además el gobierno solamente envió pequeñas cantidades de esos productos y luego se desentendió, pasó el tiempo y durante los siguientes nueve años los protocolos sanitarios que ahora se piden, fueron olvidados y sin duda esta misma historia se repetirá.

En estos momentos las voces de diferentes actores gubernamentales de todos los niveles, se dicen preocupados y deciden ante una psicosis, ahorita están preocupados por lo que está sucediendo a nivel mundial, indican que todo mundo se refugie en sus hogares, van a pasar cinco o seis semanas así, pero se olvidará al igual que en el 2009, y no habrá ningún aprendizaje sobre este tipo de cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *