MORFÍN OTERO PASARÁ A LA HISTORIA POR SU DOBLE MORAL, DE DEFENSORA DE LOS DH A PRECURSORA DE LA PROMISCUIDAD TAPATÍA.

Spread the love

Mientras se desarrollaba este medio día, la sesión de ayuntamiento en Guadalajara, donde se abordó la aprobación de la mal llamada «Ley Morfín», es decir, el Reglamento de Policía y Buen gobierno municipal que promueve las relaciones sexuales en lugares públicos; la regidora (ahora de MC) Guadalupe Morfín y precursora de esa iniciativa, ordenó directamente al encargado Oscar Larios prohibir el ingreso a los ciudadanos INCONFORMES que pretendían accesar al inmueble, desplegando medio centenar de uniformados municipales de seguridad pública y bloquear el ingreso.

Mientras tanto en el interior del palacio municipal, se votaba dicha iniciativa, ninguno de los argumentos que fueron expuestos por grupos defensores de la familia, fueron aceptados por la mayoría de regidores del partido MC.

Así pues, una vez más queda de manifiesto que la doble moral de quienes deben representar y escuchar la voz de mayorías, se impone, apagando cualquier voz crítica que rechaza sus imposiciones, con lo anterior; la señora regidora emecista Guadalupe Morfín Otero deja de manifiesto que todo en este mundo tiende a degenerar, el mejor ejemplo de ello es, sin duda, su propia trayectoria política, al pasar históricamente de ser en alguna etapa de su vida, defensora de los derechos humanos a hoy en su mayoría de edad, precursora de la promiscuidad tapatía.

Con ello, la discrecionalidad con la que elementos municipales de seguridad pública, podrán actuar a señalamiento de algún ciudadano que se sienta agraviado, o al menos con ese argumento tendrán margen para actuar en consecuencia.

Con 17 votos a favor y 5 en contra, fue desechada la iniciativa presentada por la regidora del PAN Livíer Martínez Martínez, por lo que los grupos ciudadanos lamentaron que una vez más el cuerpo edilicio tapatío NO escuchó a la población, por lo que las organizaciones ciudadanas buscarán la aplicación del derecho, a través del amparo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *