OBLIGA GOBIERNO ALFARISTA HACER LARGAS FILAS A LOS «VIEJITOS» EN BUSCA DE BIENEVALES.

Spread the love

Al igual que se pronunciara en días pasados el titular del ejecutivo estatal de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, contra la medida del gobierno federal en torno al desabasto de combustible, externando y exigiéndole a Andrés Manuel López Obrador, que diera la cara y resolviera a la brevedad el problema.

De la misma manera se dirigen al gobernador jalisciense, cientos de personas de la tercera edad y grupos vulnerables, quienes recibían hasta el último día de la pasada administración el beneficio de los denominados «Bienevales».

Situación que cambió con la nueva administración emecista; y es que ahora no solamente existe  incertidumbre en torno al futuro que tendrá dicha contraprestación, considerada un derecho adquirido como apoyo a la situación económica que padecen estas personas.

Desde hace algunas semanas, en los centros de distribución se ha justificado la medida que ha afectado a la población de la tercera edad, quienes incluso, han pretendido sin éxito, que en las ventanillas donde se venden los cupones denominados «Transvales» les proporcionen dicho mecanismo fundamental para «ahorrar» en su traslado en el servicio público de transporte.

Lamentablemente, según un grupo de ancianos que fueron abordados sobre el tema y quienes solicitaron se omitiera sus nombres para evitar algún tipo de represalia, expusieron que en algunos de los centros de distribución, le dan la indicación de que tienen que madrugar para ser atendidos, y hay quienes se hacen presentes desde muy temprana hora; sin embargo, cuando abren las ventanillas les dicen que no hay cupones o que hay indicaciones de dar prioridad a estudiantes.

Es por ello que, hacen un llamado urgente al gobernador de Jalisco a fin de que ponga solución inmediata a la demanda que este sector vulnerable hace; recordándole a Alfaro Ramírez que, la gran mayoría de personas beneficiarias de estos mecanismos de pago, son de escasos recursos, con limitaciones físicas o discapacitados, quienes requieren el servicio del transporte público de manera cotidiana, a fin de asistir a consultas médicas principalmente.

Una de las observaciones que una de las afectadas señaló tiene que ver con el trato que reciben de parte de los propios conductores de las unidades, quienes sin ser la autoridad competente, se toman atribuciones para aceptar o rechazar los cupones, aplicando sus criterios y obedeciendo a los intereses de los transportistas, sin que la autoridad correspondiente intervenga para garantizar el derecho de las personas vulneradas.

De la misma manera, se pronunciaron en total desacuerdo con la utilización de la tarjeta que les han obligado adquirir, a fin de sustituir dicho plástico que fue pensado para «agilizar» el abordo a las unidades pasándola sobre un equipo lector que en la mayoría de los casos no garantizan la lectura, permanecen apagadas o cubiertas con bolsas plásticas, y donde es el propio conductor señala que no funciona, no está activada o que está fallando, con lo que obligan a los usuarios a pagar en ese momento, cuando ya invirtieron en adquirir dicha tarjeta.

Finalmente, los afectados por esta medida oficial, recurren al llamado de conciencia para que el gobernador jalisciense Enrique Alfaro Ramírez, igual que cuando lo hizo en campaña, voltee hacia las personas en situación de vulnerabilidad, quienes creyeron en sus promesas y compromisos, mismos que al parecer ya olvidó.

Y le recuerdan que originalmente, eran 360 «bienevales» los que recibía cada persona beneficiaria y que al obligar el cambio a la tarjeta, les fueron mutilados en un 50 por ciento; de igual manera le piden que agilice la atención en los centros de distribución donde se expiden los «transvales» ya que de ser necesario, adquirirían los cupones de acuerdo a sus posibilidades económicas, pero que se los vendan y no los excluyan como lo han hecho hasta ahora.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *