SIMULACIÓN EN EL TRANSPORTE «SITRAN» LA RUTA-EMPRESA.

Spread the love

Lo que fuera presentado ante la sociedad como el “máximo proyecto de modernización del sistema de transporte” en la fraudulenta administración encabezada por el gobernador del Estado de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, resultó ser un fraudulento, oscuro, impreciso, y turbio negocio, donde la simulación que las dependencias gubernamentales a su cargo, entre las que se encuentran la Secretaría de Movilidad (SEMOV), la Secretaría de Planeación , Administración y Finanzas (SEPAF), el Instituto de Movilidad y Transporte del Estado de Jalisco (IMTJ), el Sistema de Tren Eléctrico Urbano (SITEUR), Servicios y Transportes (SyT), se encuentran simulando actos, con tal de salir ante la luz pública a pregonar que el rezago padecido por el transporte público por más de 30 años.

La saliente administración ya resolvió en escasos meses, implementando un modelo fallido, autodenominado “Ruta-Empresa” (SITRAN) modelo del cual, cabe resaltar que la ley de movilidad y transporte del estado de Jalisco y su respectivo reglamento, no reconoce. En ningún articulado de las reglamentaciones vigentes. (Haciendo creer a los usuarios, que con solo pintar unidades de transporte público, ya acabaron con el rezago heredado de anteriores administraciones).

Todos en conjunto se han prestado a simular actos que van directamente en afectación no solamente de los transportistas y concesionarios, quienes han sido condicionados, amagados, reprimidos, extorsionados y amenazados por los representantes, titulares y directivos de las dependencias referidas; quienes bajo el pretexto de mejorar el servicio de transporte en la entidad, implementando una serie de argucias fraudulentas que justifiquen la implementación del mal llamado sistema “Ruta-Empresa.”

El incumplimiento de las normas técnicas oficiales, impuestas por ellos mismos (autoridad) ha generado que el ordenamiento y la estructuración, aún no conseguida por el gobierno; los obligue acelerar su objetivo antes de terminar su administración en diciembre próximo. Consintiendo a razón de dicha premura, el incumplimiento de las normas técnicas de la materia.

Es de señalar que grupos de transportistas pertenecientes a las rutas del sistema de transporte colectivo del estado; han sido reprimidos y perseguidos por no respaldar a las autoridades en sus simulaciones; y es que conscientes de la necesidad que existe de mejorar todo el parque vehicular que otorga el servicio público de transporte, no se les ha facilitado obtener de manera licita ganancias como contraprestación por el servicio brindado; ya que la administración actual los ha obstaculizado para cobrar las tarifas autorizadas.

Las unidades que aparentemente ya están certificadas para circular con una nueva tarifa autorizada, lo hacen violentando los propios acuerdos establecidos y publicados en el periódico oficial del Estado, en donde se expresa a la letra que, “todas las unidades que otorguen el servicio como troncales, alimentadoras y complementarias deben ser nuevas, de gas natural, acondicionadas con WiFi”, entre otras obligatoriedades.

Sin embargo, las unidades “certificadas” son pintadas, de tres hasta cinco años de antigüedad (No nuevas), las unidades según marca la norma deben tener el motor en la parte trasera, sin embargo, la mayoría de las rutas poseen unidades cuyo motor se encuentra en la parte delantera (junto al operador), son de motor a diésel y no de gas natural.

La lista de incumplimiento es larga, entre los que sobresalen, además: que cada persona jurídica debe garantizar espacio suficiente para guardar sus unidades, 55.0 metros cuadrados por cada unidad, 130.0 mts cuadrados para un área de lavado, una plantilla de mínimo 11 elementos como parte del personal, para su desempeño optimo, garantizar un espacio mínimo de 5.0 mts cuadrados por persona.

Condicionante que ninguna ruta presuntamente certificada cumple, debido al parque vehícular que representan les demandaría grandes extensiones de terreno, difícilmente localizables dentro de la zona metropolitana de Guadalajara.

Finalmente, el sistema implementado de cobro deja en estado de vulnerabilidad al usuario, ya que no garantiza el seguro de viajero, al omitir el uso de boletos con la leyenda impresa, expedida por la misma máquina de prepago, la implementación de sistemas electrónicos para el uso de tarjeta, que no devuelve comprobantes al pasajero y el cobro por medio de alcancías que no regresan cambio.

Influyentísimo y transporte a modo ha sido el desarrollo del proyecto; cabe recordar que la tan citada línea 3 del sistema de tren ligero, en un principio era un proyecto para beneficiar a un sector que Si lo necesitaba, el municipio de Tlajomulco, no así era originalmente un proyecto para Zapopan, sin embargo por tintes políticos y confabulaciones la administración saliente lo implementó hacia el municipio maicero, mismo que cuenta con bastantes rutas de transporte público (que no necesita el servicio en comparación al creciente municipio de Tlajomulco).

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *