VERDADEROS DELINCUENTES UNIFORMADOS EN LA POLICÍA TAPATÍA

Spread the love

Mientras que en la ciudad domina la inseguridad y los asaltos se encuentran a la orden del día, la Comisaría de Guadalajara se dedica a extorsionar y detener a trabajadores incluso dentro de lugares privados donde por ley no pueden ingresar.

Así quedó demostrado, una vez más, que hay elementos de la policía municipal de Guadalajara que no solamente se aprovechan de la portación de un uniforme y armas de cargo para hacer lujo de su prepotencia, invaden propiedad privada y detienen a un empleado para extorsionarlo, lo cual quedó registrado en video (no del C5).

Una movilización con despliegue de 10 patrullas y elementos a bordo de 8 motocicletas fue el “valiente” Operativo de la Policía de Guadalajara para detener a José Luis (N), quien es trabajador de una tienda de ropa en la zona Revolución, simplemente porque a su «parecer» se trataba de un «viene, viene”, y a pesar de que se encontraba dentro del estacionamiento de un establecimiento privado, esto no les importó.

Resulta inconcebible que mientras la delincuencia domina las calles de Guadalajara, este ciudadano de nombre José Luis, fuera detenido con lujo de violencia y con toda la “fuerza de la ley” cuando lavaba uno de los autos en el estacionamiento de la misma, ya que los uniformados procedieron con el pretexto de que se necesitaba de un permiso especial para llevar a cabo dicha tarea, cuando no hay ningún reglamento que señale la obligatoriedad de dicho permiso ni es facultad de los uniformados.

Fue una veintena de policías a bordo de dos patrullas una de ellas identificadas con el registro UREPAZ-21, y más elementos a bordo de una motocicleta de la comisaría de Guadalajara los que se necesitaron para detener al trabajador que se gana la vida realizando todo tipo de labores dentro de la tienda.

De nada sirvió que el gerente de la tienda Juan Jiménez, mostrara incluso el gafete del trabajador para que quedara constancia de que no era un “viene, viene”, como argumentaban los genízaros, pues incluso amenazaron con llevarse al gerente si continuaba defendiendo a su trabajador.

Lo que deja evidencian que estos empleados municipales, los policías con su acción es un simple afán recaudatorio ya que una vez que el trabajador fue remitido a la procuraduría, debieron cubrir la “multa” que piden para soltarlo es de 3 mil pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *