¿ELECTROCUTARÁN A MÉXICO?

Spread the love

Conforme avanza el suplicio que implican las acciones gubernamentales en todos los niveles  y que afectan a gran parte de la población mexicana, queda claro el por qué muchos siquiatras, sicólogos, terapeutas y demás, terminan afectados igual o peor que los pacientes con padecimientos diversos estados de enfermedad nerviosa y demencial. Los mexicanos estamos en la antesala del manicomio por las alocadas acciones de gobierno que se afanan en imponer a la ciudadanía. Donde la autoridad pone la mirada, impone lo que quiere, lo que le conviene y desecha el interés realmente social, por ejemplo en los servicios públicos y urbanísticos.

Las alzas impositivas disfrazadas de “ajustes” a los precios de la canasta básica alimentaria, además de otras elevaciones a los precios en general, cada vez asfixian la economía popular misma que, lamentablemente, tampoco es disciplinada por parte de la sociedad en general. Y pronto vendrán las alzas a la energía eléctrica tanto residencial como industrial, comercial, etc. Al tiempo…al tiempo.

Pronto podría ser realidad el dinosáurico capricho del Ejecutivo Federal de  no aprovechar las energías solar y eólica, mantiene en la Cámara de diputados una iniciativa, “´preferente”  que deberá quedar analizada, discutida, dictaminada y votada (¿aprobada?), en plazo máximo de 31 días. La iniciativa de reforma propone modificar el orden de la prioridad del despacho eléctrico para despachar, en primer término, a las hidroeléctricas de la CFE y después a otras centrales de la empresa, revisar los permisos de autoabastecimiento dando al sector oficial la posibilidad de revocarlos  y, además, la iniciativa propone permitir a la CFE adquirir energía y potencia par suministro básico fuera de subasta.

Según analistas especializados, esto es una guerra ideológica, de mercado e inconstitucional que afecta derechos e intereses privados y para el país es arcaico y continuará siendo caro ,el suministro. Según el Senador feuísta o udegeísta, Galarza “El Rojo”, en entrevista radiofónica afirma que esta iniciativa, de aprobarse (que es lo más seguro), elevará los costos del suministro eléctrico perjudicando los diversos sectores , especialmente los de la productividad, pegándole, además, a la raquítica economía social que ahora más que nunca está en serios problemas.

La intención que aflora es que los mayores costos afectarán al sector privado mismos, que luego repercutirán contra el consumidor que tendrá que pagar más por la energía eléctrica  y luego por lo que adquiera. Quizá sea menor la elevación tarifaria al consumo residencial y quizá, en una medida populista, el presidente “reconsidere” una posible alza que afecte al ciudadano común. Recuerde amable lector, que son tiempos electorales y López sabe batear y los políticos apalean y pisotean hasta sus seres más queridos con tal de conservar el poder. Según los estudiosos del tema, la energía solar y eólica, cuestan, por unas 3 veces menos que la producida por las hidroeléctricas y termoeléctricas, lo cual abarataría las tarifas de consumo.

Los maiceados borregos morenistas, al igual que  en otros tiempos y otros colores en las curules, obedecerán el grito del capataz para mantenerlos con nuestros recursos, en la caponera de San Lázaro  donde seguramente  quedará aprobada la reforma que, desde el ángulo ecológico, va de la mano con el deterioro del globo terráqueo, lo cual es fomentado, de manera geométrica, con el demencial objetivo de acabar con el planeta azul, lo cual se va logando muy bien..

Ojalá estos días, el covídico  confinamiento presidencial, le remueva la deteriorada neurona y recuerde  que México forma parte del T MEC y los socios norteamericanos y canadienes van por la energía que afecte menos el entorno y que podría haber represalias. En especial, el presidente Biden se pronuncia por energías limpias. Lástima que muchas decisiones gubernamentales federales buscan más el interés político electoral que el ideológico. No hay que  olvidar a los que  golpean con la izquierda y cobran con la derecha. Hay quien padece febrícula permanente perjudicando a los demás. Probablemente los mexicanos estamos en la antesala de la silla eléctrica: nos van a electrocutar. Dicen que no hay infierno pero estamos en la antesala del patíbulo para que nos achicharren los watajes. Ya lo dijo el señor: “al diablo las instituciones. Y…qué pasa?

PERIODISTA. Email: mjimenezibanez@yahoo.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.