LA EDUCACIÓN UN DERECHO; DESPERTAR CONSCIENCIA SOLIDARIDAD

Spread the love

La constitución es nuestra alma que se plasmó en una ley de observancia de todos y a su heterogeneidad  cultural a un homogéneo de la esperanza de Soberanía, Nacionalismo que permita  la justicia social de igualdad y romper esos esquemas que por siglos, son el sello de pobreza e injusticia. “El hecho de que el éxito de las acciones políticas implique el poder Público, no autoriza a sacar la conclusión de que el poder sea la motivación de la acción política, pues sería como decir quiere vivir para poder respirar”.  ECC.

La educación debe plasmar dentro de nosotros. La pobreza no depende del protagonismo asistencial del Estado con sus formas bifronte “temor y asistencialismo” o de los precios de las materias primas, sino de políticas dirigidas a la educación, producción, el conocimiento y el desarrollo de tecnología y a la fuerza  laboral que permita un ingreso remunerador  para las necesidades básicas establecidas por la constitución. Fernando Savater: no hay educación si no hay verdad que transmitir, esa verdad que vuela y se sostiene entre las dudas, como la paloma de Kant que vuela en el aire, que le ofrece resistencia pero a la vez la sostiene. Por ello, «aprender a discutir, a refutar y a justificar lo que se piensa es parte irrenunciable de cualquier educación que aspire al título de ‘humanista”.  El proceso de enseñanza  virtual un ideal de vida que está encajado en un proyecto de sociedad también implícito.   Los actos pueden ser legales pero no constitucionales: La política es la comprensión de lo realizable en persecución de los objetivos primarios: libertad, paz, dignidad de la persona. El poder ha de orientarse a la realización de estos fines primarios. 

El virus COVID-19 , no afecta por igual a diferentes capas sociales; puede que consigamos en unos meses la ansiada inmunidad de grupo, pero debemos siempre preguntarnos a qué precio: número insultante de muertes en residencias de ancianos, contagios masivos en los barrios más humildes, colapso del transporte público en horas punta, exposición económica a la que quedan sujetas aquellas personas que han perdido su trabajo y horizonte económico, precarización del sector sanitario y educativo, investigación pobre y cortoplacista en ciencia básica y, por supuesto, escasa importancia otorgada a las humanidades en un contexto que las pide a gritos. Sin Ética en la enseñanza obligatoria estamos abocados al servilismo de las generaciones futuras: no porque sean menos inteligentes, sino porque no contarán con los instrumentos intelectuales necesarios para ejercer la crítica, para ejercitar el discernimiento. Y para hacerlo, además, en comunidad. No debemos tener miedo a decirlo: la filosofía, y la ética en particular, nos enfrenta con la noción de deber, con aquellas ficciones (tan reales, tan necesarias) que ya Platón erigiera con tanto esfuerzo durante toda una vida al servicio del conocimiento: Verdad, Belleza y Justicia.

La idea de justicia social ha conducido a complementar el principio de igualdad con el de equidad. De esta manera la base contractual de la sociedad, que representa un constructo indispensable para el desarrollo de la soberanía popular y por ende de la democracia, he encontrado nuevos argumentos. Los Estados constitucionales, en cambio, han procedido de una manera más acorde con las motivaciones y con los objetivos iniciales del constitucionalismo. Al advertir que la formación de elites en el poder y que la acumulación de riqueza son inevitables en estructuras jurídicas basadas en la libertad, se optó por reconocer ambos fenómenos y tratar de racionalizarlos.  El mayor número de mexicanos en situación de pobreza se debe al débil crecimiento económico, la desigualdad y los magros resultados de los programas sociales. “Nos encontramos en una situación de combate a la pobreza en la que pareciera que los esfuerzos han llegado a un límite. Vemos que la tendencia en la pobreza está siendo llevada por las bajas tasas de crecimiento económico más que por el cambio demográfico.

La Justicia es ciega, ante una desigualdad  social histórica, sí, tan ciega que no ve sino los delitos de los carteros, de los maestros, de los estudiantes, de los obreros, de los campesinos, y claro, es omisa, ciega, de los robos, de los fraudes, de los saqueos, de los abusos, de las violaciones a la Constitución o a las leyes secundarias que día a día, sexenio tras sexenio, los encaramados en la cumbre del poder cometen a destajo. Vivimos no sólo frente al fracaso dela política social como un instrumento capaz de reducir la pobreza en el país sino frente a la concentración de los beneficios del crecimiento entre los segmentos más privilegiados de la población.

La situación tiende a empeorar cuando el Estado otorga la rectoría de la formación universitaria que no pueden captar. La función del estado en dar oportunidades de educación a la población y esto permita una mejor comprensión del estado. Un sistema educativo de generar personas sin raciocinio a una sistema de mercado, los Parasitarios “escuelas privadas /sin control “que enriquecen sus bolsillos pero no preparan a los estudiantes para emprender su propio negocio ni para ser un profesionista capacitado que pueda emplearse, lo cual engrosa las filas de los desempleados.  Si no se voltea el gobierno para apoyar el mercado interno y empresas micros y a solo macro es más pobreza, desigualdad, y lo más grave nuestra juventud sin ninguna alternativa de trabajo por eso es necesario que nuestra juventud sea parte de su entorno social, esto es, cambiar estos estigmas de control .si se puede con el partido humanista, seguridad en el comercio y generar empleos, Solo se logra con cambios de 360 grados ante gobiernos que no funcionan. Se parte de cambio de mentalidad, actitud, por ti y por todos los del Valle de México. 

·         IIJ-UNAM 4/6 youtu.be/HYKhsMLhQ5s vía @YouTube

·         Pedro Baños: «Somos más controlables que nunca» youtu.be/brGdP38k9y4 a través de @YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *