LA MANO QUE MECE LA CUNA, DETRÁS DE LAS VILLAS PANAMERICANAS.

Spread the love

Por el Periodista: Luis Fernando Romero Santillán

El tema de las “Villas Panamericanas” es, prácticamente, una obra de teatro que contiene una trama interesantísima de política, intriga, negocios y estrategias Maquiavélicas, que mantiene el interés de la ciudadanía y, aunque en el cartel aparecen las figuras de ENRIQUE ALFARO, LOS HERMANOS CORNEJO, PABLO LEMUS, lo cierto es que “La mano que mece la cuna” es la de ENRIQUE IBARRA PEDROZA, Secretario General de Gobierno, a quién se encargó sacar adelante el asunto por su largo historial en saber lidiar con temas espinosos.

JUAN ENRIQUE IBARRA PEDROZA, Abogado egresado de la UdeG, 57 años, aprendió el arte de manejar problemas y personas desde su juventud cuando el Gobernador ENRIQUE ALVAREZ DEL CASTILLO lo convirtió en Sub-Secretario de su Gobierno, puesto desde el que se encargaría de algo así como el CISEN local, el espionaje oficial.
IBARRA es de Tototlán, poblado de los “Altos de Jalisco” de donde se trasladó a Guadalajara para estudiar abogacía y entrar a las “Juventudes del PRI” de las cuales brincó a ser DIPUTADO, LOCAL Y FEDERAL, EN CINCO OCASIONES, TODAS ELLAS POR DEDAZO (Plurinominal). Pero, además, para convertirse en discípulo de ARNULFO VILLASEÑOR SAAVEDRA, localmente, en tanto que a nivel nacional se volvió aprendiz del “mago de la alquimia electoral” priista, CESAR AUGUSTO SANTIAGO así como de otro diplomado en materia de “Elecciones y Partidos”, como lo fue ARTURO NUÑEZ quién llevó a IBARRA a una Dirección de la Secretaría de Gobernación, la de “Atención a Partidos Políticos”; IBARRA se encargó de la “entrega del poder” en 1995 en Jalisco siendo Secretario General del PRI pues fue “el poder” en el partido, que presidió en ese entonces el inútil de RAFAEL GONZALEZ PIMIENTA.

De todo eso fue que surgiera un JUAN ENRIQUE IBARRA con habilidades extraordinarias que le permitieron, por ejemplo, sobrevivir a una SALIDA DEL PRI agarrándose del proyecto de ENRIQUE ALFARO. Este, que reconoce las “virtudes” de su Secretario de Gobierno, le encargó sacar adelante el tema de la venta de las VILLAS PANAMERICANAS, espinoso asunto.

Orquestados pues por IBARRA, han aparecido en la escena de “Las Villas” el propio ALFARO, cuya familia es “Constructora” lo que le habría dañado la imagen, aún más, de haber encabezado él mismo la venta del Complejo; también ha aparecido PABLO LEMUS que, como Alcalde Zapopano, se ha “lavado las manos” aunque ha dejado entrever que, llenando ciertos requisitos, podrían venderse las villas, ¡A LOS MISMOS QUE LAS CONSTRUYERON!, LOS HERMANOS CORNEJO REYNOSO.

También en escena han estado SINDICATOS, JUZGADOS, ECOLOGISTAS y otros, que han suavizado y complicado el oprobioso asunto.

Y, ya lo verá, amigo lector, que JUAN ENRIQUE IBARRA se saldrá con la suya y, además, indemne de cualquier responsabilidad aunque la “Zona del Bajío” vaya a ser destruida.

Alguna vez en 1987, IBARRA logró que se calmaran los irascibles vecinos de Colonias del Sur metropolitano, quienes llevaron a cabo una protesta inusitada, por la construcción de un GASODUCTO bajo ellas para llevar NITROGENO. Nadie sabe, nadie supo, como IBARRA lo logró, pero la protesta desapareció y nunca se volvió a hablar de ella. Igual sucederá ésta vez.

El asunto es que SOLUCIONAR el caso particular de las VILLAS, parece lógico pero, puede desatar una cascada de intereses inmobiliarios así como de problemas para la ZMG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *