POLÍTICOS CHIMOLEROS

Spread the love

Para empezar permítame, amable lector, agradecer profundamente a los médicos y a todo el personal de Urgencias del CMO y al Director del Hospital 110 por su atingencia ante un crónico padecimiento. También a toda la familia, a los amigos y compañeros de Y…QUÉ PASA? ¡Gracias!
La modernidad y la transformación han convertido a la política partidista en un corregido y aumentado centro de aquellas vecindades que aparecían en las películas del cine mexicano de los años cuarentas y cincuentas donde aparecen las vecinas chismosas, apoyadas en la escoba o tallando la ropa en el lavadero, actualizando a todas horas, los comentarios y críticas en una batalla campal donde nadie salía bien librado. Parece que es indispensable requisito curricular en la mayoría de los partidos políticos y de sus integrantes que fundamentan su actuar tanto como candidatos, como en el servicio público y no tienen mayor recurso que la denostación para atraer adeptos.
“Para hablar de los demás hay que tener cola corta”, dice una máxima que les viene “como anillo al dedo”, a quienes luego se convierten en presuntos “servidores públicos”. Así ha sucedido siempre. Recuerde la escena en el Edén, cuando Adán y Eva se comieron la manzana. Él culpó a ella; esta culpó a la serpiente y luego los regañaron y los corrieron del paraíso. Es un ejemplo de las discusiones que luego terminan en chismes y especulaciones. Hay quienes jocosamente comentan que, en realidad, dichos personajes se comieron un coctel de papaya y plátano…
Como patio de vecindad está convertido, desde hace años, el salón de la Tesorería del denigrado Palacio Nacional (sólo por mencionar un lugar). Cada vez se confirma la posible decadencia mental (o el probable cinismo) del inquilino y los secuaces que ahora pululan y sangran los recursos del Estado Mexicano. De plano que no tiene progenitora el ataque a la “clase media” proferido por el presidente. Ignora o usa sin reflexión cualquier nivel social de los mexicanos sobre todo los que pretenden superarse. Y pensar que también hay “fifis” en la política y la administración pública que han logrado salir de la clase media en esa actividad y escalaron los máximos cargos.
Hay quienes no nacieron ni en un desarrollado Distrito Federal ni el palacio de la Reina Isabel.
Infinidad de compatriotas que históricamente han destacado en la cultura, la jurisprudencia, la política, la administración pública y muchos rubros de la artesanía y los oficios entre otras actividades humanas, emigraron y se conjuntaron en lo que ahora es CDMX. Miles y miles de grandes hombres, a lo largo de la Historia Universal, han nacido en profunda pobreza y ahora son reconocidos por sus obras, buenas o malas.
Ahora muchos están pegados a la ubre presupuestal y chupeteando los negocios que de ahí se derivan. Algunos proceden de familias de tenderos o abarroteros que, para el pueblo, son sinónimo de especuladores y explotadores del consumidor al que simplemente le esconden los productos y materia primas para la alimentación por lo que el vulgo también los ha bautizado como hambreadores. (“Políticos chupadores”, diría Jesús Martínez “Palillo” comediante de la sátira política de mediados del siglo pasado) etc., amén de que nada más aumentan los precios al
público. Algunos “de esos” tienen negros historiales biográficos (según se ha comentado sobretodo en redes sociales) porque aparentemente son acusados de crímenes que han dado víctima mortales.
Pero resulta que hay gente que procediendo de clase media buscó superarse, y a través de la política, aun con escasa cultura y con retrasos hasta de decenas de años para obtener un título profesional (pero con capacidad de manipulación masiva y buenos para vivir de los demá$) han alcanzado niveles superiores a la clase media ahora vilipendiada en Palacio Nacional. Es la antidemocracia. Es la tiranía. Son “cortinas de humo” que tienen un gran confeccionador que bien podría ser llamado por los “modistos” o “decoradores”. ¡Cualquier parecido es mera coincidencia!
Y…qué pasa?

Periodista: mjimenezibanez58@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *