¿Qué pasó con el IEPS presidente?

Spread the love

Por: Eduardo Campos Flores, dirigente del Movimiento Antorchista en Jalisco

En los últimos días a los mexicanos nos están dando a conocer, a través de los diferentes medios de comunicación, trillados argumentos del gobierno de la 4T para justificar la propuesta de aumentar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), con lo cual, los morenistas buscan claramente que sea aprobado el paquete económico 2020 que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha entregado al Congreso, en el que se presupuestan ingresos por 4.95 billones de pesos, según expertos, 150 mil millones de pesos más de los 4.8 billones que se estimaron para este año.

El polémico IEPS, como el IVA, es un impuesto indirecto, los contribuyentes no lo pagan directamente, sino que lo trasladan o cobran a sus clientes, quienes lo ingresan al Sistema de Administración Tributaria (SAT). Por ejemplo, una empresa de abarrotes que vende cigarros, en el precio de este producto ya va implícito el IEPS, sin embargo, como contribuyentes no hacen el pago de éste, sino el consumidor final que sería el cliente, este impuesto que el consumidor final pagó, es entregado por la empresa al SAT mensualmente, a más tardar el 17 del mes siguiente al que corresponda el pago. Como tal este impuesto únicamente es aplicable solo a cierto tipo de productos por la fabricación y venta o importación de los mismos, así como a algunos servicios.

AMLO ha prometido, una y otra vez, que no habrá en 2020 gasolinazos, nuevos impuestos ni aumento de los actuales. Pero se impone una duda preocupante: de dónde va a sacar el gobierno los 150 mil mdp adicionales que pretende captar el año entrante. De acuerdo al proyecto de Ley de Ingresos 2020, el gobierno va también por ajustar al alza de tabuladores del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) e incorporar ese gravamen a otras actividades, por ejemplo, en vinos, tabaco, internet y otros servicios de telecomunicaciones.

El proyecto económico 2020 también considera la aplicación del IEPS a servicios prestados vía plataformas digitales como: Uber, DiDi, Netflix y Spotify. Por otro lado, vendrían ajustes en rubros como el derecho de trámites aduanales o el pago de derechos como el de uso aeroportuario o la expedición de pasaportes, entre otros.

Hay más. Los gasolinazos no paran en la 4T. De manera muy sutil, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador aplicó un nuevo gasolinazo, pues dejó sin estímulo a la cuota del IEPS a la gasolina Premium de manera consecutiva. En magna y diesel, el IEPS subió a partir del pasado sábado 7 de septiembre, provocando que los transportistas paguen 4.198 pesos de IEPS por cada litro. Es decir, no sólo hay aumento de impuestos, sino, se van a crear otros nuevos. Luego entonces ¿Qué pasó con el IEPS presidente?

A los 9 meses del régimen lopezobradorista hay bastantes pruebas de las contradicciones entre lo que pregona el presidente en su permanente proselitismo y las acciones antipopulares que caracterizan a su gobierno, por lo que a los mexicanos no nos debe extrañar que AMLO anuncie una cosa en materia de impuestos y esté haciendo otra en los hechos.

Con el objeto de contribuir modestamente a la tarea que tiene a cuestas el Movimiento Antorchista Nacional de organizar y educar a los trabajadores del campo y la ciudad, considero necesario que se analice la postura de los legisladores morenistas en el sentido de que sostener que la propuesta de aumentar el IEPS tiene como principal objetivo “desincentivar el consumo de todos los productos azucarados, toda vez que causan un perjuicio para la sociedad, por los altos costos de atención en el sector salud y baja productividad por enfermedades asociadas, como obesidad, diabetes, entre otras”

Una legisladora de MORENA, Laura Imelda Pérez Segura, secretaria de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, afirmó: ¨el IEPS es un impuesto a favor de la salud¨ y para reforzar su argumento recurre a una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señala como una de las medidas para desincentivar la demanda de los productos azucarados, aplicar más impuestos. La OMS recomienda al menos un aumento del 20 por ciento sobre el precio de venta final de estas bebidas para reducir su consumo. ¨Por lo que la propuesta va en línea con dicha recomendación¨, dijo la diputada al puntualizar que la propuesta de aumentar el IEPS, no es un impuesto para aumentar la desigualdad ya que, conllevará beneficios sociales como: la disminución de enfermedades, mayor ¨productividad¨ y mayor recaudación para destinar en salud.

Contrario a lo anterior, hay informes oficiales de que las familias pobres son los que más consumen bebidas azucaradas, porque éstas, si bien no son baratas, son fáciles de adquirir, transportar a cualquier hogar o centro de trabajo. Además, de acuerdo con analistas serios, dichos productos crean adicción entre los consumidores. De esta manera, es fácil entender que mientras los mexicanos sean más pobres, con alto índice de desnutrición, pero al mismo tiempo, tienen un alto consumo de bebidas de cola. De paso, muchos barrios, comunidades y colonias populares sufren la falta de agua potable. Todavía queda duda si el aumento de la IEPS no provocará mayor desigualdad…

Desde hace más de un siglo, grandes estudiosos de la sociedad, han dejado en claro científicamente que la productividad no se alcanza con medidas superficiales, se necesita en primer lugar, contar con trabajadores sanos, vigorosos, que tengan satisfechas sus necesidades materiales y espirituales, y por otra parte, medios de producción altamente tecnificadas, es decir, empresas con tecnología de punta que puedan producir más y con mayor calidad en menos tiempo. Se puede concluir fácilmente que con sólo aumentar el IEPS no habrá mayor productividad y las enfermedades seguirán azotando al pueblo mexicano.

En ninguna propuesta vemos: 1.- Que pague más el que gane y tenga más; 2.- Una mayor justicia social o sea que se distribuyan con mayor equidad la riqueza social (obras, clínicas, hospitales, escuelas, carreteras, pavimentos, etc,); 3.- La creación de empleos (para todo el que esté en edad y quiera trabajar); 4.- Empleos bien remunerados (salarios dignos para los trabajadores). Por ningún lado, se puede ver o leer con seriedad estos cuatro puntos.

Más bien, lo que busca el gobierno de la 4T es recabar más recursos vía impuestos, que pague el mismo pueblo para financiar sus programas asistenciales, evidentemente, clientelares e impulsar proyectos de dudosa viabilidad como la construcción de las refinerías de PEMEX y el tren Maya.

Por lo tanto, se pone a la orden del día llevar a cabo la verdadera independencia de México, no puede haber una Cuarta Transformación pues, no ha habido la primera. En la guerra de Independencia nos libramos de España y quedamos peor; vino la guerra de Reforma y seguimos siendo pobres; con la Revolución mejoramos un poco, pero Villa y Zapata, que representaban los intereses populares, perdieron, fueron asesinados y ascendió al poder otra clase, pero no la que representaba a los trabajadores.

La única revolución por la que vale la pena luchar, porque es una alternativa viable y a favor de las grandes mayorías de este país, es por la que viene trabajando el Movimiento Antorchista Nacional desde hace 45 años. Ha llegado la hora de que los trabajadores, agrícolas e industriales se organicen, se eduquen y tomen el cielo por asalto. Es la única alternativa para acabar con los flagelos sociales que azotan a millones y millones de mexicanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *