¿QUE SIEMPRE NO?

Spread the love

“El pez por su boca muere”, dice el mexicano refrán. Hay otra frase, policíaca-jurídica: “todo lo que diga podrá ser usado en su contra”. La mayoría de los políticos mexicanos se identifican con esos conceptos. A  muchos de esos succionadores presupuestales se les olvida que son diferentes los discursos de campaña político-electoral, a los de funcionario electo y los del constitucional. Lo está demostrando el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador. Hay que recordarle que ya concluyó el proceso electoral. Ya es presidente electo…por favor ¡¡díganle!!

Dice amar a México y por ello, ofrece trabajar para solucionar los problemas. No debe dudarse. ¡¡Excelente!! Pero ahora resulta que en Tepic, Nayarit, el presidente electo declaró que no podrá atender todas las demandas de los mexicanos pero garantizó que cumplirá con los 25 proyectos estratégicos de la campaña “porque el país está atravesando en una situación muy difícil, no podemos cumplir todo lo demandado”, según la nota informativa de las excelentes periodistas Gabriela Jiménez y Crys Benítez, OEM 17 sep.18. Ofreció 50 puntos del Plan de Austeridad y Anticorrupción. ¿Los cumplirá?

Oh, desencanto para la mayoría de los mexicanos que votaron por el tabasqueño. Creyeron que, como mago, habrían de solucionarse los problemas nacionales. En el rancho dicen: “¡Pos no que muy bravo!”. Justifica su afirmación: “posiblemente por las circunstancias, porque el país está atravesando en una situación económica y social muy difícil, posiblemente por la situación de bancarrota en que se encuentra el país, no podamos cumplir todo lo que se está demandando”, dijo. La ausencia de sintaxis es muy de Andrés a quien sus coterráneos y quizá sus cuateroles le dicen cariñosamente “El peje”. Usted sabe que en el sureste y sus zonas costeras, el lenguaje de sus habitantes es muy dicharachero.

Ya varias promesas u ofrecimientos para el próximo gobierno federal han encontrado dificultades. O se han rectificado, o serán desechadas. El domingo pasado Andrés Manuel inició en Tepic su gira de “agradecimiento” a los mexicanos que votaron por él. ¿Agradeció con un “dijo mi mamá que siempre no”? Muy pronto la desilusión social estará contra el sucesor del muy falible Peña Nieto. Pronto la gente comprobará que la realidad en del país es más difícil de lo que en teoría consideraba el susodicho.

Don Andrés, como buen político, lanzó el anzuelo. Hay un pez, precisamente denominado “peje”. El “Peje” invirtió la práctica de la pesca y enganchó la mandíbula de los mexicanos y ahora todos listos para ser freídos aunque habrá que esperar que don Manuel sea Presidente Constitucional. ¿La situación ofrecerá mejores alternativas de solución? Por ahora ya se cura en salud. Define el pequeño Larousse: Peje, pez, pescado. En combinación se define como peje ángel, peje araña, peje diablo. Se usa para calificar al hombre astuto, taimado…” Vea nada más lo que se encuentra en los diccionarios. Ahora que, ¿para los burócratas de cualquier color hay bancarrota? Quienes viven en casas blancas o mansiones de cualquier color o para los convenencieros negociantes, ¿viven en bancarrota? ¡La generalidad de los trabajadores si viven en triple bancarrota! No queda claro ni contundente cómo será la respuesta de López para sacar de bancarrota a los trabajadores mexicanos. Y….qué pasa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *