RAFAEL CARO QUINTERO: EL NARCO TAPATÍO

Spread the love
Por: El Periodista Luis Fernando Romero Santillán.
En los 80s, RAFAEL CARO QUINTERO, proveniente de una familia de campesinos sinaloenses, se convirtió en uno de los mayores productores de marihuana del mundo y en uno de los hombres más Ricos de México; CARO tuvo también un papel en la “Alta Sociedad” jalisciense volviéndose “uno más” de Jet Set local donde consiguió socios, clientes, cómplices y hasta protagonizó una “Historia de Amor” dentro de su complicado negocio.
En su natal ranchería de “La Noria”, Badiraguato, empezó trabajando como camionero para, después, ingresar al narcotráfico aceptando sembrar marihuana en tierras de su familia y otras que rento. Sin embargo, en los inicios de su carrera criminal, tuvo que dejar Sinaloa ante el embate del Ejercito Mexicano que en 1975 lanzó sobre Sinaloa y Sonora la OPERACIÓN CONDOR que peinó aquellos territorios a petición del Gobierno de los E.U.
En 1978 se muda a GUADALAJARA donde junto con FELIX GALLARDO y ERNESTO FONSECA CARRILLO, funda el CARTEL DE GUADALAJARA que, desde nuestra ciudad, mueve un imperio del crimen, para el que CARO sería su ruina en 1985; la propia “Sociedad Tapatía” ha intentado borrar de la historia de la ciudad a éste hombre que durante una década levantó un imperio y corrompió a la Aristocracia local que hoy intenta olvidarlo.
Con base en una súper-residencia de lujo en el “Country Club”, CARO jaló a la aristocracia tapatía a fiestas increíbles. Entre los invitados había Políticos y Policías de la época a los que solía regalar AUTOS GRAN MARQUIS, los más lujosos entonces, ya que a espaldas de su residencia, sobre la Av. Las Américas, estaba una Distribuidora de vehículos, propiedad de la familia CORDERO STAUFFER que resultaron embarrados cuando acabó “la fiesta”; El Marihuanero, también se hizo famoso por el escandaloso asedio que hizo de una bella mujer, hija de CESAR COSIO VIDAURRI, hermano de GUILLERMO, joven a la que secuestró cuando huyó a Centro América en 1985, tras la caída de su imperio por la persecución que la DEA hizo de él por la muerte de uno de sus agentes, ENRIQUE CAMARENA en un error monumental del Narco.
CARO también montó un BAR sobre la Av. Mariano Otero, frente a “Plaza del Sol” donde convivía con otro tipo de personajes y extendía sus relaciones sociales; ahí fue en 1984 donde asesinó a dos CANADIENSES que habían ido al lugar casualmente pero que, a CARO, ya para entonces con síntomas de una grave Neurosis, “se le hicieron sospechosos”:
Para 1984, Caro Quintero y el “Cártel Guadalajara” ya estaban en la mira de la DEA, que había realizado un operativo en el rancho “Búfalo” en Chihuahua, destruyendo el mayor plantío de Marihuana que haya habido en el planeta; Fue esto lo que puso a Enrique “Kiki” Camarena en la mira de CARO, que, enloquecido, lo mató en febrero de 1985. Los cuerpos de Camarena y su piloto, el Tapatío ALFREDO AVELAR, a quienes torturó antes de asesinarlos.
Quintero escapó a Costa Rica, pero al poco tiempo fue encontrado, detenido y extraditado por delitos de asesinato y narcotráfico; El capo había recibido una condena de 40 años, pero un juez determinó que el tiempo cumplido era suficiente a los 28 años, así que la DEA tuvo que volver a empezar su cacería. Hoy, CARO QUINTERO, el Narco que tomó a Guadalajara como su hogar que dejó fuertes raíces familiares que subsisten el día de hoy, está en calidad de prófugo y la DEA lo clasificó como EL MAS BUSCADO ofreciendo 20 Millones de Dólares por datos que conduzcan a su captura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *