¿RESPETO A LOS DELINCUENTES?

Spread the love

La sucursal que el infierno tiene en México sigue y seguirá lanzando calcinadores lengüetazos. Los terroríficos acontecimientos políticos, económicos y sociales que agobian al Estado Mexicano aumentan. ¿Desmienten las afirmaciones de que el pueblo de México es feliz, feliz, feliz? La desaparición de la niña Fátima estremeció a la sociedad y representa el pánico que, en general, empantana más a nuestro país.

Lo anterior podrá calificarse de alarmista y exagerado; de fifí, neoliberal y de conservador pero las cifras son contundentes. Hay un dato: según las informaciones periodísticas, en 2018 fueron asesinadas 494 mujeres. En 2019 aumentó casi el 100 por ciento: 976 víctimas del feminicidio. La era cavernícola en pleno. Pablo mármol y sus tonterías quedan cortos con las inocentadas de las caricaturas televisivas. De todas formas las caricaturas siguen aunque con personajes distintos. Y todo esto lo hizo el neoliberalismo, dicen. Y como aquí todo se soluciona con dádivas, estas siguen ofreciéndose: Dos millones de pesos como recompensa para quien informe sobre el caso de Fátima, ofrecen las autoridades, según dice la información. Y así se quejan de los “moches”.

¿Incompetencia? Mejor renuncien, diría en su tiempo un ex directivo del deporte nacional cuando le secuestraron y asesinaron a su hija.

Circula un video que, si bien podría ser editado, ofrece un audio que dice: “los delincuentes son seres humanos que merecen también nuestro respeto, incluso la fuerza tiene límites y básicamente es para la legitima defensa”. El enunciado es emitido por un hombre, con parecido físico al mandatario federal quien parece estar acompañado de secretarios y funcionarios de fuerzas castrenses y de seguridad nacional, incuso alguien parecido al gobernante jalisciense. El mensaje es escuchado por lo que parece ser un grupo de damas con uniforme camuflajeado. Y hay que recordar que el pasado fin de semana en los municipios jaliscienses de Tepatitlán y Lagos de Moreno, fueron entregadas oficialmente, por el gobierno federal, los cuarteles de la Guardia Nacional.

La tecnología tiene grandes adelantos y pueden falsear imágenes fijas y en movimiento, pero como se dice al final de las películas: “Cualquier parecido es mera coincidencia”. Y cabe la reflexión y la pregunta: ¿La familia de las víctimas de secuestro, de asesinato, de la violencia en cualesquiera de sus géneros, pensarán y pedirán respeto a los delincuentes?

Lamentablemente sucesos como el sacrificio de la niña Fátima, de los 43 desaparecidos, etc., son aprovechados por grupos y activistas que parecen ser manipulados más con interés electorero y menos con la realidad. Buscar justicia es causa es importante. Todo indica que cada persona o familia afectada tiene su grupo que los apoya en manifestaciones y protestas por la victimización pero a fin de cuentas la convergencia es la misma porque la violencia y la podredumbre social y moral que devora al mundo. No protestaron los mismos con la desgracia de los Le Baron y coterráneos que con otros.

Lamentablemente la carne de cañón que forman los grupos de protestantes, casi siempre encapuchados y vestidos de negro, se manifiestan vandálica y agresivamente. Atacan, destruyen amenazan y agreden hasta la vivienda de Benito Juárez y del ahora mandatario. A esos maleantes también se debe respetar? ¡Claro que sí! Dice quien pide ese respeto. ¿Cuántos detenidos o sentenciados, etc. hay al respecto? Pagaron los desperfectos ocasionados? ¿Esta petición de respeto es una mascarada, un gran temor, dependencia, agradecimiento o complicidad? Usted, amable lector, ¿“respetaría” al autor de un perjuicio se esa naturaleza, a su familia? Sin duda hay que respetar los derechos humanos, aunque el recipendiario de ese respeto haya asesinado a los suyos, dice la ley. ¿Y La justicia? ¿El comandante pierde la guerra? Y…qué pasa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *