YA SE VAN, PERO DEJARÁN LA AFECTACIÓN PARA LOS USUARIOS DEL TRANSPORTE PÚBLICO EN LA ZMG.

Spread the love

Le preguntaría al ciudadano promedio que utiliza el servicio de transporte público en la zona urbana de Guadalajara; es decir al obrero, al empleado oficinista o a los empleados de pequeños comercios, a quienes sus ingresos no superan los 150 pesos diarios, que no califican para obtener bienevales ni transvales, y deben cubrir sus necesidades primarias con ese recurso.

Para nadie es un secreto que la mayoría de las personas usuarias del transporte público en la zona metropolitana de Guadalajara, pertenecen a la clase del esfuerzo, la que mantiene a la gruesa estructura pública y la clase dorada de este estado; es decir, mantiene a sus propios «verdugos», los que toman las decisiones que finalmente les repercuten.

Tal es el caso de Gustavo Adolfo Flores Delgadillo, quien como encargado de la dirección general de Transporte Público, dependencia de la Secretaría de Movilidad del Estado de Jalisco, demuestra con su desempeño estar comprometido consigo mismo y no con la sociedad que lo mantiene.

Este individuo, recibe nominalmente 70 mil pesos mensuales, es decir, 2 mil 333.33 pesos diarios; un salario «digno» para ser un funcionario de medio pelo e incondicional de Servando Sepúlveda Enríquez; No es usuario del servicio de transporte público, tiene prestaciones superiores a las de ley, encabeza negociaciones con los representantes de este sector.

Con estas referencias, es entendible que el «brillante funcionario» tome decisiones a «criterio», desde el escritorio y sobre las rodillas, sin dimensionar las repercusiones reales para la población en general. Y no solamente de manera mediática, apareciendo en operativos y eventos oficiales donde se suben a las unidades «preseleccionadas» para justificar sus imposiciones y aparecer en las fotos.

El cambio de sistema de hombre-camión a Ruta-empresa, «de la simulación al desastre en el servicio».

Pero omitiendo de fondo la verdad que padece el usuario, quien sigue padeciendo la irresponsabilidad, los malos tratos, el deterioro de los derroteros, los tiempos muertos e improductivos esperando abordar un camión, la pérdida de calidad de vida con sus familias respectivas, derroteros disfuncionales, inseguridad por recorrer mayores distancias de donde los dejan las rutas entre las paradas oficiales y las zonas peligrosas; principalmente quienes tienen que salir muy temprano y regresar muy noche a sus hogares, debido a los criterios implementados al «vapor».

Ya les sucedió con los afectados por la reinstalada «media» ruta 45, quienes por más de un año de haberla quitado del servicio, fueron víctimas de la inseguridad debido a asaltos, violaciones, asesinatos y otras afectaciones que originó la pésima decisión de «re ordenar» y favorecer su «cacareado» proyecto de Ruta-Empresa.

Un proyecto que a pesar de haberse demostrado con la ruta Troncal 2 Artesanos y la desaparición de las rutas tradicionales 80 y 80 A, que no fue viable; perdiendo el interés del usuario; el gobierno jalisciense se empecina en continuar afectando a la sociedad, de manera estratégica, lentamente para que no se le vuelquen encima las manifestaciones y no lo noten quienes resulten afectados por zonas.

La zona mayormente afectada con estos ajustes es la de Oblatos y las colonias populares como, Santa Cecilia, San Miguel de Huentitán, San Onofre, Santa Rosa, Balcones de Oblatos, Talpita, Santa María, San Marcos, San Vicente, la Federacha,  San Isidro, Guadalajara Oriente, entre otras.

Y es que a partir de este sábado 4 de agosto, con el ajuste del costo a 9 pesos el pasaje, también se ajustará sistemáticamente el paso de otras rutas, a fin de forzar que las rutas favorecidas C-21, C-16 y T-3 se vean «indispensables» pese a que para recorrer la misma distancia al centro de la ciudad, en las rutas tradicionales, el usuario lo hacía entre 25 a 40 minutos dependiendo de las rutas usadas, la 258 o la 320; en cambio con las nuevas certificadas, el pasaje lo hará en una hora y diez minutos, transitando por otras zonas mucho más alejadas de zonas de interés.

Así las cosas, los usuarios del transporte sacrificarán sus ingresos para poder seguir saliendo a trabajar, se expondrá más a la inseguridad esperando a que pase y caminando de donde lo dejará a sus destinos, utilizará más tiempo en traslados y tendrá menos calidad de tiempo con su familia, y muchas , muchas cosas negativas más. Agradézcaselo a personajes como este señor, Gustavo Adolfo Flores Delgadillo y otros parásitos de la clase dorada en el gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *