EL CONSEJO REGULADOR DEL TEQUILA TRAFICA CON GUÍAS DE AGAVE PARA PRODUCCIÓN DE TEQUILA ILEGAL: PRODUCTORES.

Spread the love

Investigación: Staff Casa Arista Multimedios.

El Consejo Regulador del Tequila (CRT) cumple 25 años desde su creación y si bien ha contribuido exitosamente a que la bebida nacional (el tequila) sea reconocido a nivel mundial, los pasos dados para llegar a ello distan mucho de la imagen de honestidad que generalmente se asocia a ésta, pues de acuerdo a productores de agave, la ambición ha sido tal que ha llevado a algunas tequileras a utilizar agave fuera de la zona de denominación de origen e incluso de otros tipos, entre otras irregularidades, sin que el organismo regulador haya hecho nada al respecto.

Denuncian que se introducen agave fraudulento de estados fuera de la Denominación de Origen Tequila (DOT) con Guías que venden en hasta $50 mil pesos, aunque su precio oficial para agave legal debe ser de sólo $60 pesos.

Han pasado 25 años desde que se constituyó el Consejo para, entre otras cosas, supervisar el cumplimiento de las normas, algo de lo que se ha olvidado en los últimos tiempos. De los cuales, durante los últimos 12 años han estado a manos del mismo Presidente, Miguel Ángel Domínguez Morales, que ha generado estrategias de encubrimiento de algunos empresarios, denuncian productores de agave.

El tequila bebida emblemática de Jalisco, se ha convertido en el botín de un grupo de empresarios que controlan el CRT, pues ante un mercado en franco crecimiento, a un ritmo de entre el 5 y el 7 por ciento anual, y la escases de la materia prima, que es el Agave Azul Tequilana Weber, están introduciendo plantas de estados que están fuera de la Denominación de Origen (DOT), lo que de acuerdo con productores agaveros locales, esto lo permite el CRT mediante la manipulación de las guías.

Las guías son los documentos que certifican el origen del agave, y sin las cuales no se puede introducir a las tequileras, el problema es que el CRT exige pago a agaveros de hasta 40 o 50 mil pesos, pese a que su precio original es de $60 pesos, con una vigencia de entre ocho y diez días hábiles, la razón de ese sobreprecio, explica Manuel Pérez Loza, agavero de Tepatitlán, es que estas guías son utilizadas para introducir el agave fuera de norma.

Agave azul fuera de la DOT

Traen agave de Sonora, Sinaloa, Zacatecas, Aguascalientes, Oaxaca y hasta Yucatán, entre otros.

José Luis Zaragoza Robledo, presidente del Comité Nacional de la Cadena Productiva Agave Tequilana de Nayarit, señala algunas de las estrategias que aplican las tequileras para utilizar agaves de fuera de la DOT:

“Mañosamente se introduce agave fuera de la denominación de origen, principalmente con la bandera que es para procesar jarabes e inulina, pero ya entrando al área de denominación de origen resulta que se usan guías de agave de parcelas que ya están concluidas en su jima y se le da uso para esos agaves”.

Explica que todo está en el cómo varía el precio que pagan por el agave: “Si se cuenta las guías correspondientes es un precio, si no se cuenta con documento es más barato”.

Zaragoza Robledo, señala directamente al CRT y a las tequileras de ser quien ha permitido la introducción de agaves ilegales a las tequileras, “El CRT lo debería regular, pero nunca tienen la información a la mano, buscan la información a como les conviene, el CRT desde hace dos años ha promovido un levantamiento en todo el país, de todos los agaves habidos y por haber de cualquier la variedad”, asegura.

La presidencia casi vitalicia de Miguel Ángel Domínguez, ha generado una camarilla que controla el comercio ilegal del agave, aseguran los inconformes.

“Desde Oaxaca, Tamaulipas o Zacatecas se están conduciendo agave hacia la zona de Denominación de Origen y todo mundo allá sabe que son las tequileras, entonces aquí el CRT tiene una gran responsabilidad para convocar al orden, el problema es que quieren hacer negocio desde el desorden, porque cuando estamos en una crisis como la actual, le ponen una mano adelante al gobierno para que les condone impuestos”, señala.

Sin embargo, el CRT en voz de su director Ramón González, niega esta situación y señala que están abiertos a recibir cualquier denuncia, escudándose precisamente en la diversificación del agave, que se utiliza también para la elaboración de otros productos, “hoy, si tú produces inulina o jarabe, prácticamente no tienes una limitación de una materia prima más que sea agave, hay doscientas variedades de agave”, aunque aclaró que en la realidad son muy pocas las tequileras que se dedican a esta producción.

Incluso –narra- han pedido a SAGARPA para que se tenga una trazabilidad y un inventario de agave, pues asegura que los registros de 500 millones de agave que actualmente se tienen, son sólo una expectativa de futuro, “pero si tomas 100 millones de ahí para inulina y jarabe, el agricultor es libre de vender al mejor postor y ahí no se le exige absolutamente nada, ni tampoco tiene la obligación de darlo de baja del registro”, señaló el director del CRT”.

Pero la realidad de cómo se manejan las cosas en el campo son diferentes, -de acuerdo a la denuncia de los productores-, pues habría que tener en consideración la forma como se manejan las guías para introducir el agave a las tequileras, mismas que son emitidas por el CRT.

Negocio de coyotes

Las “guías” son la garantía de que el agave que se va a procesar tiene como origen un predio que se localiza dentro de la geografía que determina la Denominación de Origen Tequila, que comprende 181 municipios de cinco Estados de la República Mexicana: Jalisco con sus 125 municipios, Nayarit con 8, Guanajuato con 7, Tamaulipas con 11 y Michoacán con 30 municipios.

Manuel Pérez Loza, agavero de Tepatitlán, recuerda que hace algunos años incluso hicieron un seguimiento de camiones provenientes de Oaxaca que fueron introducidos a un tequilera de Jalisco, pese a que se documentó con la fe de un Notario Público el hecho y se presentaron las denuncias correspondientes, éstas no procedieron, según argumentaron los jueces “no había antecedente del hecho”.

Pero es algo que sigue sucediendo, pues tan sólo la semana pasada le informaron que una tequilera de Jalisco fue a Sinaloa que está fuera de la zona de denominación a comprar agave “¿Cuál fue la tequilera? Le pregunté, es una tequilera de Jalisco, y vinieron y yo les vendí todo mi agave y me pagaron a 11 pesos, ¿Y cuántos viajes se van a llevar?… Cómo 100, y era para una tequilera” nos platica Pérez Loza.

Y hablar tan sólo de las guías es referirse a grandes montos: Las guías se otorgan, según información del CRT, una por cada camión y requieren de un protocolo para su llenado y validación, lo que no se cumple, ya que queda al criterio de los “coyotes” el manejo del documento.

Si se requirieron 1 millón 139 mil toneladas de agave, y cada camión “torton” o “rabón”, trajo 5 toneladas, esa es su capacidad, de agave, se entregaron 162 mil 714 guías de traslado de agave, que salieron del CRT al mercado y cuando menos al precio al público de 60 pesos entraron a la tesorería 9.7 millones de pesos.

Para Pérez Loza uno de los grandes problemas dentro del CRT es el largo tiempo que Miguel Ángel Domínguez Morales tiene al frente del CRT tiempo en que han acarreado vicios al cerrarse en un grupo al que llama “El Club de Toby” y donde sólo caben unos cuantos tequileros, quienes desde la creación del organismo se han ido rotando lo puestos de la directiva: “Uno es presidente, el otro es secretario y el otro tesorero y luego se cambian; y luego otra vez el de producto B se va a producto A; es el Club de Toby”.

Inicia el Consejo Regulador su aniversario 25 ante la falta de respeto a la normatividad.

A los agaveros, señala, sólo los toman en cuenta cuando necesitan de su firma para “bajar” recursos de algún programa, “de ahí en fuera no nos toman en cuenta para nada, por lo que nunca se haya podido hacer una planeación de producción, que sería una estabilización en los precios de la materia prima, que es agave, porque no les conviene”.

“El gran problema es que hay gerentes de empresas tequileras muy serviles y creo que se han equivocado en la forma como han manejado como negocio la industria, porque han demostrado desorden queriéndonos llevar a aventuras con agave mal pagado”, sentenció José Luis Zaragoza,  responsabilizándolos del desorden cíclico en el precio del agave que cada seis o siete años se incrementa cuantiosamente, para volver a bajar a límites de insostenibilidad y que es provocado por las mismas tequileras para desgastar a los productores.

Cabe destacar que el Director General del Consejo Regulador del Tequila (CRT), Ramón González, aseguró que están monitoreando las hectáreas de los agaveros a través de drones, y que pueden presentarse casos de hacer mal uso de las guías, sin embargo responsabiliza al agricultor de esta situación y que de comprobarse se darían de baja de proveedores de agave autorizados por el CRT para vender a la industria tequilera.

De acuerdo a información del CRT, en 2018 se consumieron 1 millón 139 mil toneladas de agave, 19.1% más que el año anterior, negocio que dejó a la industria millones de dólares, ya que el mercado de la exportación creció 4 por ciento para alcanzar los 220 millones de litros de tequila en el mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *