INCREMENTO AL SALARIO MÍNIMO FUE DILUIDO POR LOS PRECIOS DE PRODUCTOS BÁSICOS.

Spread the love
Del Toro Chávez dio algunas recomendaciones para hacer frente al alza de costos durante el inicio de 2020, por ejemplo:
– Reflexionar acerca de a qué se destinará el gasto diario y mensual.
– Hacer un presupuesto que considere deudas y gastos de primera necesidad.
– Evitar compras innecesarias y priorizar el pago de deuda.
– Hacer compras inteligentes y aprovechar las ofertas en artículos fuera de temporada.
– Crear un plan familiar de gastos.

El aumento al salario mínimo de 123.22 pesos para 2020 será insuficiente para cubrir el costo de los productos básicos que, en las últimas semanas de diciembre y las primeras de enero, han registrado incrementos de más de 6 por ciento, dijo este miércoles en rueda de prensa el profesor investigador del Departamento de Métodos Cuantitativos, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la UdeG, doctor Héctor Luis del Toro Chávez.

“El salario incrementó, en términos generales, 20 por ciento, es decir 20.54 pesos en comparación con 2019. Este aumento, efectivamente, es uno de los más grandes, pero si vemos cómo están los precios de muchos productos, nos damos cuenta de que todavía no se otorgaba cuando prácticamente había quedado diluido”, resaltó.

El universitario puso como ejemplo que en un día normal los 123.22 pesos de salario mínimo no alcanzan para comprar medio litro de aceite, un kilogramo de arroz, medio de azúcar, un kilo de tortilla, medio de pollo y un kilo de jitomate –cuyo precio ha llegado hasta los 50 pesos en los últimos días y que es un insumo básico en la alimentación de los mexicanos–.

Detalló que en el sexto bimestre de 2019 el salario real presentó una pérdida de 5.8 por ciento en relación con el índice inflacionario, que fue de 6.17 por ciento acumulado. Es decir, que una persona que percibía solamente el salario mínimo de 3 mil 080 pesos pudo aprovechar sólo dos mil 901 pesos para adquirir artículos de necesidad básica, debido a la pérdida del poder adquisitivo que tuvo durante el año y al alza de precios.

Señaló que para comprar los 121 productos que componen la canasta básica –sin contar servicios como agua y luz– se necesitó una percepción de al menos 11 mil 224 pesos, por lo que el salario mínimo fue insuficiente para cubrirlo. Una familia promedio de cuatro o cinco miembros debería de tener percepciones mensuales de entre cinco o seis salarios mínimos, es decir, de al menos 15 mil 402 pesos.

De los artículos de consumo básico 99 tuvieron algún tipo de incremento, 50 tuvieron alzas superiores a la inflación de 6.17 por ciento, 49 se mantuvieron por debajo de dicho promedio y 22 bienes tuvieron bajas.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía la inflación, en 2019, terminó en 2.83 por ciento, la tasa más baja desde 1969; y la meta del Banco de México es una inflación anual de 3 por ciento, con un rango de más o menos un punto porcentual.

Sin embargo, es evidente la escalada de precios no sólo en los alimentos, sino en productos como gasolina, bebidas saborizadas y servicios básicos como energía eléctrica, agua, impuesto predial, refrendo vehicular, además de los ajustes al impuesto especial sobre producción y servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *