ENEMIGO UNO DE MÉXICO

Mientras los chapulines y los vividores de la política y la administración pública siguen gastándose el dinero del pueblo en las poco aseadas campañas electorales con miras al próximo 6 de junio, rompiendo con exigencias sanitarias por el Covid 19, el semáforo vuelve a poner alertas a las autoridades y temerosos a los trabajadores del sector salud (abandonados y despreciados por el gobierno federal al no vacunarlos) y vuelve a espantar a la escasa población que no quiere morir por esa enfermedad, mientras eso sucede escribía, persiste la demencial conducta desde la presidencia que parece tener muy bien programadas las cortinas de humo para distraer a la ciudadanía ante lo cual el fundador de ese movimiento persiste en vilipendiar a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y a las leyes en general, actuando como feroz e hidrofóbico candidato en un escenario donde recibe aplausos de muchos satelitales lacayos y bufones que todo festinan.

Leer más

ESTADISTA.

El “estadista” ve a futuro y el sur de la ZMG tiene áreas observadas por las empresas inmobiliarias para construir más casas, amén de los miles que ya se tienen y que son un gran problema por la lejanía y la falta de vialidades y transporte adecuados. Esto conlleva una gran reactivación económica que va, desde la construcción del tren, la urbanización aledaña, la instalación de comercios, la generación de empleos, el incremento en impuesto predial, por aquello de la “plusvalía”, etc. Y esta generación económica no escapa a los estadistas junto a implícitas ganancias. No hay que olvidar que todos los políticos están en desenfrenada campaña electoral puesto que, prácticamente dentro de un año, habrá elecciones. Y los políticos, estadistas o no, velan también por su futuro y de sus allegados. Habría que observar quienes son los grandes beneficiados, tanto empresarios como políticos. Y…qué pasa?

Leer más