ABIGEATO UN DELITO COMÚN QUE HA REBASADO A LA AUTORIDAD EN JALISCO.

Spread the love

Un delito que se posiciona en las poblaciones rurales y comunidades alejadas de las grandes ciudades o núcleos urbanos, es el abigeato, es decir el robo de especies como el ganado vacuno, caballar y hasta ovinos, lo que representa una grave afectación patrimonial para familias que desarrollan la actividad ganadera a menor escala.

Este fenómeno se ha disparado en todo el territorio nacional, desde Sonora y hasta Yucatán, en las regiones mayormente productivas de cuencas lecheras; y en Jalisco, es la región de los Altos donde esta práctica ha despojado de su patrimonio a infinidad de familias, quienes ante la impunidad y la incapacidad de las autoridades para otorgar las condiciones de seguridad, ven como el esfuerzo de muchos años, desaparece de la noche a la mañana.

A decir del regidor en Lagos de Moreno, el priista, Hugo René Ruíz Esparza, el hurto de ganado en la región alteña ha golpeado la economía de familias completas, quienes consideran que las autoridades han sido rebasadas por la delincuencia.

Esta modalidad de delito no es nueva, pero si se ha convertido en un flagelo, principalmente ante la ausencia de patrullaje o presencia de elementos policíacos que inhiban a los ladrones.

A diferencia de zonas más al norte de México, donde los hatos son conformados por miles de cabezas de ganado de un solo dueño, como el zona Lagunera; en los municipios alteños es lo contrario, «Son cientos de familias que tienen como patrimonio 20, 30 o 40 vaquitas» dijo el regidor tricolor.

Lamentó el regidor alteño, que este fenómeno delincuencial se incremente ante la «pasividad» de la fiscalía especializada correspondiente, ya que, debido a la falta de denuncias, derivado del temor fundado o amenazas, la tramitología burocrática, la inversión de tiempo y otros gastos que de ello deriva.

Resulta increíble que así como desaparecen miles de cabezas de reses en un lugar especifico, aparezcan en las grandes ciudades, carnicerías ofreciendo promociones y ofertas del producto que expenden, la realidad supera cualquier historia, ya que existen testimonios de algunos ganaderos que realizando investigaciones de manera independiente, siguen cualquier pista sobre sus vacas, encontrando muestras en otras entidades federativas de que sus animales (según el fierro) fueron sacrificadas.

Y es que a decir de la Ley contra la delincuencia organizada del Estado de Jalisco, que vincula al Código penal en su CAPÍTULO II  señala que, Abigeato y Robo de Animales Artículo 240. Comete el delito de abigeato, el que se apodera de una o más cabezas de ganado, sin consentimiento de quien legalmente puede disponer de ellas, independientemente del lugar en que se encuentren y de que formen o no hato. Se considera ganado para los efectos de este delito las especies relacionadas en ley de la materia, de los artículos 240 al 244.

Sin embargo, las penas por abigeato en Jalisco no intimidan a los ladrones, y aunque se tipifica como un robo calificado, en la realidad se trata de un robo de animales donde hasta ahora, los sabuesos no dan con los «coyotes».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *